Varios funcionarios de la Reserva Federal expresaron preocupación el mes pasado sobre el riesgo que significa todo el esfuerzo de la Fed para impulsar la economía de Estados Unidos al mantener a bajos niveles el costo crediticio en el futuro inmediato.

Las minutas de la reunión del 29 y 30 de enero por parte de la junta de Reserva Federal, que fueron divulgadas el miércoles, mostraron que a algunos funcionarios les preocupaba la compra mensual de 85.000 millones de dólares en préstamos hipotecarios y bonos del Tesoro. Expresaron inquietud sobre el hecho de que las continuas compras podrían conllevar a un incremento de la inflación, la desestabilización de los mercados o la necesidad de que la Fed absorba pérdidas una vez que comience a vender sus inversiones.

Finalmente, la Fed votó 11-1 el mes pasado a fin de mantener su programa de compra de bonos y en similar dimensión. Indicó en una declaración que las compras continuarán hasta que el mercado laboral mejore considerablemente. La compra de bonos tiene por objeto mantener bajas las tasas de interés a fin de alentar los préstamos y el gasto.

Sin embargo, las minutas de enero dejan entrever que la discusión sobre el riesgo de las compras de bonos fue mucho mayor que la realizada que durante la reunión de la Fed en diciembre. Las minutas de la sesión de diciembre también revelaron divisiones entre los funcionarios de la Fed sobre el tiempo que se deberían prolongar las compras. El debate al seno de la Fed ha provocado especulación de que la compra de bonos podría declinar o que terminará finalmente.

Los precios de las acciones bajaron el miércoles después tras la publicación de las minutas. La posibilidad de un aumento en las tasas de interés podría ser perjudicial para las utilidades de las empresas y los precios en los índices bursátiles en el futuro.

Los economistas privados parecían divididos el miércoles sobre la manera de interpretar el debate descrito en las minutas de la Fed.

Algunos señalan que la abrumadora votación de 11-1 el mes pasado para mantener el actual nivel de compras de bonos constituye una señal de que el presidente Ben Bernanke encabeza una amplia mayoría para la compra mensual de 85.000 millones de dólares en bonos hasta que el mercado laboral se robustezca.

Paul Ashworth, economista de Capital Economics, afirmó que la actual compra continuará durante el primer semestre del año.

"Ahora existe un gran signo de interrogación sobre esa tendencia", agregó Ashworth.