Ordenado en defensa y pragmático en ataque, el Milan recordó a muchos que es un gigante del fútbol al vencer el miércoles 2-0 al Barcelona en su duelo de ida por los octavos de final de la Liga de Campeones.

Kevin-Prince Boateng y Sulley Muntari marcaron los goles por el club italiano, que puede liquidar la eliminatoria y las aspiraciones europeas del Barsa el 12 de marzo en el estadio Camp Nou.

El gol de Boateng, a los 57 minutos, tuvo su cuota de polémica, ya que antes de la exquisita volea del ghanés la pelota se desvió en la mano del zaguero colombiano del Milan, Cristián Zapata. Muntari sentenció a los 81 tras una buena combinación de pases entre M'Baye Niang y Stephan El Shaarawy.

Ante el amplio favoritismo del Barcelona de Lionel Messi, el técnico rossonero Massimiliano Allegri advirtió en la antesala que el Milan no jugaría el papel de víctima. Y el siete veces campeón de Europa no lo hizo quedar mal.

Como siempre, el Barsa dominó la posesión del balón, pero le faltó profundidad y apenas remató al arco defendido por Christian Abbiati.