El vicepresidente de Venezuela, Nicolás Maduro, acusó hoy a los líderes de la oposición de "bajezas" y de tener "gestos inhumanos" desde que volvió al país el presidente Hugo Chávez, del que no ofreció ninguna novedad cuando se cumplen 48 horas de su estancia en el Hospital Militar de Caracas.

"Nuestro comandante Chávez llegó antes de ayer en la madrugada y no ha habido un segundo en que los dirigentes fracasados, derrotados, de esta derecha corrupta, no hayan declarado algunas de sus maldades y bajezas demostrando que dentro de sí lo único que tienen son gestos inhumanos", señaló Maduro.

Durante un acto público, Maduro dijo que "esta derecha, además de corrupta y neoliberal, no tiene sentimientos mínimos humanos de compasión y solidaridad, solamente expresiones irrespetuosas".

Sobre el retorno del presidente, indicó que el propio Chávez tomó días atrás la decisión de regresar a Venezuela, tras superar el postoperatorio de la cirugía a la que se sometió el 11 de diciembre en Cuba de un cáncer situado en la zona pélvica, pero del que se desconocen más detalles.

"El comandante Chávez, como siempre, conociendo la maldad infinita de la derecha corrupta que hay en Venezuela, de la derecha antipatria, dijo, 'vamos a prepararlo todo, llegamos allá de madrugada y apenas llegue yo mismo a través del Twitter quiero informar al pueblo'", señaló.

Agregó que eso se hizo así ya que "la derecha neofascista que hay en Venezuela es capaz de cualquier cosa".

Maduro subrayó que Venezuela "está llena de amor, de alegría" por tener la presencia en el país de Chavez, ingresado en el Hospital Militar Dr. Carlos Arvelo, desde que llegó el lunes a las 2.30 hora local (7.00 GMT).

Agregó que "la mejor respuesta" de los seguidores del presidente a la oposición es "trabajar", "avanzar" y "hacer tan fuerte la revolución que a ellos no les toque otra cosa más temprano que irse para su casa derrotados con el rabo entre las piernas".

Sin embargo, el vicepresidente no ofreció ninguna novedad sobre el estado de salud del gobernante, alargando el mutismo oficial al respecto.

La oposición ha reclamado desde el regreso del presidente "transparencia" al Gobierno en el manejo de la información acerca de su salud y que se proceda según la Constitución.

La Mesa de la Unidad tildó el lunes de "espectáculo" la forma en que el Gobierno gestionó el retorno del presidente y pidió que "se dedique a hacer su trabajo y se atreva a dialogar con el país para enfrentar los graves problemas que afectan a los venezolanos".

Chávez, de 58 y desde 1999 en el poder, ha tenido que superar un largo postoperatorio en el que se produjeron complicaciones como consecuencia de una hemorragia y una infección pulmonar que le generó una insuficiencia respiratoria.

Según indicó el Gobierno el pasado viernes, el presidente venezolano debe respirar a través de una cánula traqueal que le dificulta el habla y recibe una "tratamiento enérgico para la enfermedad de base, que no está exento de complicaciones".