Eran diferente de todo lo demás en el mundo de la música y eran indudablemente tejanos.

Los “Tex-Mex Beatles” eran un supergrupo integrado por los más famosos del mundo de la música country, soul, pop e incluso ‘conjunto’.

Cuando Warner Bros. los convocó, el grupo de amigos de la niñez decidió formar una banda que terminaron llamando los Texas Tornados.

Décadas después, aunque solo la mitad de los Texas Tornados están vivos, el resto de los miembros de la banda continúan llevando su singular género musical a audiencias de todo el país.

Doug Sahm y Augie Meyers eran miembros de un grupo pop de los años 1960: el Sir Douglas Quintet. Su mayor éxito fue la canción “She’s About a Mover”. Su amigo, Freddy Fender, nacido con el nombre de Baldemar Huerta, era una sensación de la música pop en la década de 1970, con éxitos como “Wasted Days and Wasted Nights”.

Finalmente, Flaco Jimenez, el rey de la música ‘conjunto’, era un prodigioso acordeonista y un maestro de la polca mexicana.

La banda Tex-Mex fue un gran éxito en los años 1990: granó premios Grammy y tocaron en la asunción de mando del presidente Bill Clinton.

Sus canciones eran una mezcla de ‘conjunto’, blues, country y cualquier otra cosa que quisieran que sean. Y las letras… eran algo nunca visto.

En su gran éxito “Hey Baby Qué Paso?” Meyers cantaba en una mezcla de inglés y español pronunciando el español, a propósito, con acento norteamericano.

Comencé a salir con una chica y me preguntó "¿Por qué estás siempre tocando esa música mexicana?" Yo le contesté "Me encanta", y entonces ella me dijo "Bueno, pero a mí no".  Entonces le dije "Cariño, allí está la puerta." Ella se marchó y entonces escribí ‘Hey Baby Qué Pasó? Pensé que era tu único vato’.

Meyers, un músico de gran reputación que ha sido tecladista para leyendas de la música como Bob Dylan y, recientemente, Tom Waits, recuerda cuando el único problema de los Texas Tornados era tratar de definir su género al público.

“[En Chicago] fuimos a tres disquerías para dar entrevistas… Preguntamos dónde estaba nuestro disco” dijo Meyers. “Y nos dijeron que no sabían dónde ponernos, si en blues, o en rock... Yo les dije: Tex-Mex. Y me dijeron que no tenían un sector Tex-Mex, sino que tenían un sector mexicano”.

En 1999, las cosas cambiaron radicalmente para Meyers y el resto de los Tornados.

Doug Sahm murió de un ataque cardíaco durante un viaje a Nuevo México, dejando a la banda sin su líder.

“Fue verdaderamente difícil, Doug y yo crecimos juntos desde que teníamos 12 años… y de un día para otro no estaba más”, dijo Meyers.

A los pocos años Freddy Fender, que tenía un doble trasplante de riñón e hígado, falleció mientras trabajaba en unos temas nuevos de los Tornados en 2006.

Meyers y Jimenez se quedaron sin saber qué hacer. Aunque no disolvieron la banda, se tomaron una pausa de diez años.

El décimo aniversario de la muerte de Doug Sahm se volvieron a reunir junto con Shawn, el hijo de Doug.

“La razón por la que nos reunimos fue el 10.° aniversario del fallecimiento de mi padre”, dijo Shawn Sahm. “¿Qué mejor manera hay de honrar a papá y Freddy y de celebrar el legado de los Texas Tornados que salir y hacer presentaciones en su honor?”

Shawn siempre había sido un miembro no oficial de los Tornados, ya que salía de gira y grababa con la banda cuando era niño. Su rol en la banda más adelante fue algo natural.

“Si escuchas las grabaciones que hicimos con Shawn, verás que tiene la misma voz y el mismo aspecto [que su padre]”, dijo Jimenez. “Se mueve igualito a Doug Sahm”.

En 2010, la banda sacó “¡Está Bueno!” una especie de tributo a los anteriores miembros que incluía las últimas cinco canciones grabadas por Fender. El álbum fue bien recibido por la crítica.

También hicieron giras por todo el país: tocaron en South by Southwest, Jazz Fest e incluso dieron un recital en Brooklyn.

La banda ve su continuación como un tributo a sus hermanos caídos y a la música que tanto amaban todos.

“Nadie dudó en absoluto. No hay manera de reemplazarlos”, dijo Sahm. “Hay gente que lo entiende… En última instancia, si eres fan de Doug y de Freddy, ¿cómo puedes no apoyar algo en su honor?”

En cuanto a durante cuánto tiempo continuará esta reencarnación de los Texas Tornados, Jimenez dice que nadie lo sabe con certeza.

“Planeo continuar con la música mientras Dios lo quiera”, dijo Jimenez.

Meyers, quien recibió un trasplante de riñón hace tres años, dijo que planea continuar saliendo de gira todo el tiempo que el cuerpo se lo permita.

“Flaco tiene 74 años y yo 73, y todavía seguimos andando”, dijo Meyers. “Voy a continuar todo el tiempo que el Señor me deje”.

Síguenos en twitter.com/foxnewslatino
Agréganos en facebook.com/foxnewslatino