El Partido Laborista de Barbados (BLP), el principal de la oposición en esta pequeña isla antillana, es el favorito para ganar las elecciones generales de mañana, en las que el primer ministro, Freundel Stuart, del Partido Laborista Democrático (DLP), busca un nuevo mandato de cinco años, según un sondeo divulgado hoy.

La encuesta de opinión publicada por los Servicios de Investigación de Desarrollo del Caribe (CADRES), con sede en Barbados, apunta que el BLP podría obtener entre 17 y 20 escaños de los 30 que están en juego en estas elecciones generales, mientras que el DLP lograría entre diez y trece.

No obstante, en las últimas semanas, ambos partidos han mostrado su confianza en la victoria electoral.

La semana pasada, CADRES publicó una encuesta en la que un 39 % de los potenciales votantes mostraba su preferencia por Stuart para dirigir el país, frente a un 36 % que se decantaba por el exprimer ministro Owen Arthur, candidato del BLP.

Sin embargo, el índice de desaprobación de ambos líderes entre los votantes se ha incrementado. En el caso de Stuart, ha aumentado del 40 % al 41 % y en el de Arthur del 38 % al 41 %, según la encuestadora.

El DLP ha ido en los últimos meses acortado distancias respecto del BLP en la recta final hacia unas elecciones generales marcadas por la recesión económica y una alta tasa de pobreza.

Según el principal partido opositor, el liderazgo de Stuart ha conducido al país a pasar del 12 % de pobreza que se registraba en 2008 al actual 22 %, lo que significa que uno de cada cinco habitantes vive bajo el umbral de pobreza.

Arthur cargó contra el partido gobernante por "fracasar" en el compromiso adquirido en las pasadas elecciones de reducir la pobreza en el país, donde 247.211 personas están llamadas a votar.

Por su parte, el mandatario de Barbados insiste en que su partido es el más adecuado para lidiar con el futuro socio-económico del país.

Stuart aseguró ayer en televisión que los barbadenses votaron por un Gobierno en el que puedan confiar y que, desde que llegó al poder, una de sus primeras tareas fue mejorar las relaciones del país con la Comunidad del Caribe (Caricom).

Asimismo, acusó a su oponente de causar fricción y tensiones dentro del grupo regional de países e instó a sus seguidores a salir a votar. "Si te sientas y no haces nada dejas el campo abierto a personas motivadas por deseos menos nobles que los tuyos para que lo ocupen", dijo.

Un total de 68 candidatos, incluidos ocho independientes, se presentan a las elecciones generales de mañana, jueves, en las que los centros de votación abrirán a las 06.00 hora local (11.00 GMT) y cerrarán a las 23.00 GMT.

La isla caribeña de Barbados, cuyo idioma oficial es el inglés, cuenta con una población cercana a los 300.000 habitantes, de lo que el 80 % son negros, el 4 % blancos y el 16 % restante está compuesto por otros grupos étnicos como asiáticos y mestizos.

En esta nación insular, excolonia británica, el jefe de Estado es la reina Isabel II, representada por un gobernador general. El poder ejecutivo lo ostenta el primer ministro, el líder del partido político con más asientos en el Parlamento.