La Comisión Europea (CE) recomendó hoy a los Veintisiete que den prioridad al gasto público en las políticas sociales, y más en particular en áreas como la educación, los servicios de apoyo y orientación para los desempleados o la asistencia sanitaria para los mayores.

Este es el mensaje principal del "Paquete de inversión social para el crecimiento y el empleo", una comunicación o conjunto de recomendaciones no vinculantes presentada hoy por el comisario europeo de Empleo y Asuntos Sociales, Laszlo Andor.

La CE pide a los países que hagan "un uso más eficiente y efectivo de su gasto social", con vistas a "modernizar sus sistemas sociales" y lograr un "mejor rendimiento de sus políticas de inclusión", explicó Andor en un comunicado, previo a su conferencia de prensa.

"El gasto social es fundamental si queremos salir de la crisis más fuertes, más cohesionados y más competitivos", afirmó el comisario europeo, quien añadió que pese a "las existentes restricciones presupuestarias, los países deben trasladar el foco a las inversiones en capital humano y en cohesión social".

A su juicio, una "inversión social" eficiente y a tiempo "evitará que los Estados miembros tengan que pagar facturas financieras y sociales más elevadas en el futuro".

Las recomendaciones de la Comisión incluyen orientaciones para que los países apliquen políticas sociales "simplificadas y mejor adaptadas", dijo Andor, quien señaló que algunos países "tienen mejores resultados sociales pese a tener presupuestos menores o iguales" para este tipo de medidas.

Bruselas también aconseja la generalización de la enseñanza preescolar, intensificar la lucha contra el abandono escolar temprano, promover la formación continua y mejorar los servicios de orientación profesional y búsqueda de trabajo para los desempleados.

La comunicación también destaca la importancia de ofrecer una asistencia sanitaria "de calidad y accesible" para las personas mayores, con vistas a que éstas puedan mantener su independencia y alargar su vida laboral.