El líder de la oposición española, el socialista Alfredo Pérez Rubalcaba, dijo hoy que el estado de la nación "es crítico" y acusó al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, de llevar a cabo una gestión "sencillamente desastrosa".

Rubalcaba intervenía en el debate que se celebra hoy en el Congreso de los Diputados sobre el estado de la nación, después de que lo hiciera esta mañana Rajoy para defender su gestión.

El líder socialista acusó al jefe del Gobierno de haber provocado "recesión, desempleo y desigualdad" con sus medidas en sólo 14 meses de mandato, de haber aumentado en casi un millón el número de desempleados, hasta los 6 millones, el 26 % de la población activa, y del cierre de miles de empresas.

También aseguró que "España está intervenida" después de haber tenido que solicitar a Bruselas un rescate para sus bancos, especialmente debido a la gestión de Bankia, el cuarto grupo bancario español que fue nacionalizado en 2012.

Y denunció que Rajoy no se refirió en su discurso de hoy a dos de los temas que más preocupan a los ciudadanos, la sanidad pública y los desahucios por impagos hipotecarios.

Rubalcaba reiteró su petición a Rajoy para que dimita, después de referirse al escándalo de corrupción que afecta al gubernamental Partido Popular por el supuesto pago de sobresueldos en dinero negro a sus dirigentes por parte de su extesorero Luis Bárcenas.

Dijo que "la corrupción es veneno para la democracia" y agregó que en el caso de España, mezclada con desempleo y crisis, "es explosiva", y acusó a Rajoy de haber añadido, a la crisis económica, social y política, otra "moral".

El jefe de la oposición tendió, sin embargo, la mano al Gobierno del PP para acordar un gran pacto por el empleo y propuso también un consenso nacional contra la pobreza, tras recordar que 1,5 millones de familias tienen a todos sus miembros desempleados y carecen de ingresos.

A su juicio, en situaciones de "emergencia nacional" como la actual en España, de debe dar una respuesta "entre todos", porque no son tareas que pueda hacer sólo un gobierno, un partido o un Parlamento como el actual, con mayoría absoluta del PP.

Rubalcaba también propuso, entre otras medidas, que la mitad del dinero que se recaude procedente del fraude fiscal -tras la amnistía aprobada el año pasado por el Ejecutivo- se dedique a medidas para combatir el desempleo, a lo que se podrían dedicar hasta 800 millones de euros.