Dos adolescentes han muerto tras inmolarse, con lo que asciende a 104 el número de tibetanos que se han prendido fuego para protestar contra la ocupación china desde 2009, informó hoy el Centro Tibetano por los Derechos Humanos y la Democracia (TCHRD).

Rinchen, de 17, y Sonam Dhargye, de 18 años, murieron tras prenderse fuego a primera hora de la mañana de ayer en la localidad de Kyangtsa, en la provincia china de Siachen, indicó el TCHRD en un comunicado.

Con estas dos nuevas inmolaciones asciende a 104 el número de tibetanos que se han quemado a lo bonzo desde que en 2009 se inició ese tipo de protesta para denunciar la ocupación de Tíbet por parte del Ejército chino.

En la mayoría de los casos fueron monjes los que se prendieron fuego en territorio tibetano o chino, pero también se han producido inmolaciones en Nepal y la India, que acoge la mayor comunidad tibetana fuera de su país de origen.

China considera a Tíbet parte de su territorio desde hace siglos por uniones dinásticas y conquistas en la época imperial, pero el exilio tibetano subraya que su país era independiente hasta que fue ocupado por el Ejército chino en la década de los años cincuenta.

Aunque se desvincula de la ola de inmolaciones, el exilio tibetano exige a Pekín que atienda a sus reivindicaciones -que principalmente giran en torno a una mayor autonomía-, lo que frenaría ese tipo de protestas.

El régimen chino acusa, no obstante, al dalái lama y al Gobierno tibetano en el exilio -con sede en Dharamsala, en el norte de la India-, de alentar las inmolaciones con fines políticos.