La Unión Europea impuso sanciones comerciales y económicas a Corea del Norte y condenó "en los términos más fuertes" la prueba nuclear más reciente de la nación asiática.

Los 27 ministros de Finanzas de la UE exigieron además que Corea del Norte se abstenga de realizar más pruebas y la instaron a que firme sin demora el Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares. La declaración se divulgó mientras los ministros estaban reunidos el lunes en Bruselas.

La acción aumentó a 26 la cifra de norcoreanos que tienen prohibido viajar y cuyos activos están congelados, y a 33 el número de compañías sancionadas.

Los ministros también prohibieron la exportación de componentes para misiles balísticos, como ciertos tipos de aluminio, y prohibieron el comercio de los nuevos bonos públicos norcoreanos.

Estados Unidos está negociando en el Consejo de Seguridad que la Organización de Naciones Unidas aplique sanciones más fuertes contra Pyongyang.

El Consejo condenó con prontitud el estallido atómico realizado el 12 de febrero, el tercero conducido por Corea del Norte desde 2006.

Corea del Norte dice que su programa nuclear es una respuesta a lo que llamó una amenaza de Estados Unidos y ha amenazado con aplicar medidas no especificadas de "más intensidad" en caso de que Washington siga siendo hostil, con lo que pareció indicar que podría realizar más pruebas si se aumentan las sanciones.