Las labores de construcción se reiniciaron el martes en el estadio Maracaná, cuando el COI se apresta a inspeccionar la instalación que será la sede de las ceremonias de apertura y clausura de los Juegos Olímpicos de 2016 en Río de Janeiro.

La construcción había sido suspendida el lunes cuando los trabajadores demandaron mejores salarios y prestaciones. Pero los empleados regresaron el martes cuando el gobernador del estado de Río se involucró en las negociaciones y dijo que se iba a hacer una oferta mejor.

El gremio que representa a los trabajadores dijo que aún era posible una huelga plena, dependiendo de la oferta, pero los trabajos de construcción transcurrían normalmente cuando la comisión coordinadora de los juegos hizo la visita.

Entretanto, la compañía que reclama propiedad sobre la tierra en la que se va a construir el campo de golf olímpico dio que le informará al COI sobre la disputa.