Una exposición que comienza mañana en París yuxtapone por primera vez las facetas de diseñador de muebles y arquitecto del artista húngaro Marcel Breuer y muestra algunas de sus obras más reconocidas.

La obra del modernista Breuer, al que se deben entre otras innovaciones los muebles con tubos de acero creados en 1925 y todavía de actualidad, desembarca en la Ciudad de la Arquitectura y el Patrimonio del parisino Trocadero desde el museo alemán Vitra Design.

Recogida en la muestra "Marcel Breuer (1902-1981). Diseño & Arquitectura", se podrá visitar hasta el 17 de julio y está compuesta de una cincuentena de muebles originales del artista, así como doce maquetas de algunos de sus edificios más emblemáticos en Estados Unidos, construidos a partir de 1945.

Mateo Kries, director del museo alemán Vitra Design y responsable del contenido, declaró a Efe que se trata de la primera exposición que muestra la obra de Breuer, "en un diálogo entre el diseño y la arquitectura" del autor.

Y es que se tiende a olvidar que, tras una primera fulgurante carrera de diseñador de muebles en Europa con creaciones como el sillón B3 Wassily o la silla B9, hubo una segunda de arquitectura con base en Estados Unidos tradicionalmente menos apreciada o incluso "infravalorada", recordó Kries.

"Esa obra arquitectónica es tan importante como el diseño y podemos incluso aprender algo sobre ese diálogo, porque se ve muy bien en la yuxtaposición de ambas vertientes las influencias que intercambian", agregó.

Esa dicotomía en la obra de Breuer hay que buscarla en su propia biografía: el autor de origen judío era originariamente húngaro pero instalado en Alemania, donde estuvo trabajando como creador de muebles en la escuela de diseño, arte y arquitectura Bauhaus a lo largo de los años veinte, hasta la llegada al poder de los nazis.

Este acontecimiento daría un giro inesperado a su carrera, ya que tras su huida a los Estados Unidos empezará a desarrollar su faceta de arquitecto, sin dejar de lado la línea que trabajó en la creación de sus muebles en Europa.

"Lo especial en Breuer es que tenía una educación como arquitecto, comenzó como constructor de muebles, y ese sentido de la construcción es algo que vemos en todos sus edificios. Sabe trabajar la madera, realizar la conexión entre los materiales y tiene un sentido del detalle como creador de muebles que podemos reconocer en su arquitectura", informó Kries, describiéndolo como un artista "diferente de otros arquitectos".

Así, en la muestra se pueden ver conjuntamente sus muebles originales, pero también maquetas y planos de sus edificios estadounidenses como el Museo Whitney de Arte Americano en Nueva York o la biblioteca pública central de Atlanta, así como las construcciones francesas, entre las que destaca la sala de sesiones plenarias de la Unesco, en París.

Su marca por excelencia va a ser el hormigón, símbolo de la arquitectura moderna, pero también la madera maciza, el acero tubular, el aluminio y el contrachapado.

"La creación de los muebles con tubos de acero es la contribución más importante a la historia del diseño", aseguraron los responsables de la muestra, que le valió a Breuer un lugar entre los creadores más importantes e influyentes del siglo XX.

El vínculo entre ambas facetas del artista se encuentra en una serie de elementos clave del vocabulario creativo del autor: el voladizo, el rectángulo tumbado u horizontal, las texturas y las formas cristalinas.

La muestra, que ya ha pasado por otros museos como el National Building Museum de Washington, se complementa con diseños, catálogos de muebles, fotografías contemporáneas de diseño interior y retratos, así como pequeños vídeos que ayudan a la contextualización de la obra y evolución de Marcel Breuer.

HASH(0x9a88944)

Por Estíbaliz Ortiz de Orruño.