Los más de 62.000 electores de la pequeña nación caribeña de Granada están llamados hoy a las urnas para elegir a quien liderará los próximos cinco años un país afectado por una elevada tasa de desempleo y problemas económicos.

Los votantes formaban esta mañana largas colas a las puertas de los 239 centros de votación en una jornada electoral que arrancó a las 06.00 hora local (11.00 GMT) y cerrará 11 horas más tarde.

La supervisora de las elecciones, Judy Benoit, dijo a Efe que 62.146 personas se han registrado para ejercer su derecho al voto en unos comicios a los que concurren 45 candidatos y que el actual primer ministro y líder del Congreso Democrático Nacional (NDC, en inglés), Tillman Thomas, espera ganar y así revalidar su victoria de 2008.

El principal partido opositor, el Nuevo Partido Nacional (NNP), dirigido por Keith Mitchell, quiere sacar provecho electoral de las divisiones internas del NDC, que han provocado la dimisión de parte de sus figuras claves.

"El mayor desafío sería que alguien apareciera sin su tarjeta de identificación y no haya manera de identificarlo", agregó Benoit, al tiempo que expresó su confianza en que los resultados electorales puedan conocerse media hora después de cerrar los centros de votación.

El NDC de Thomas ganó once escaños en las elecciones generales celebradas en esta isla caribeña en 2008 para un mandato de cinco años; mientras que el NNP, del entonces primer ministro Keith Mitchell, que buscaba la reelección para su cuarto mandato consecutivo, sólo consiguió cuatro asientos.

Según Mitchell, máximo representante de la oposición, la nación se encuentra en recesión económica, soporta altas tasas de pobreza, división interna, un desencanto generalizado respecto a la clase política y, en resumidas cuentas, en una "situación inaceptable".

La tercera fuerza política que concurre a estas elecciones es el Frente Nacional Unido (NUF), creado en 2012 y compuesto en su mayoría por exministros del NDC.

Varios equipos de observadores especializados de la Organización de Estados Americanos (OEA) y la Comunidad del Caribe (Caricom) y la Commonwealth (mancomunidad de excolonias y protectorados británicos) supervisan el buen desarrollo de los comicios.

La OEA lideró una misión de dos semanas para estudiar el sistema de registro para votar y concluyó que "la introducción de identificación biométrica y el voto electrónico suponían mejoras significativas en la seguridad del voto".

Para el primer ministro Thomas, este reciente informe de la OEA quiere decir que "los granadinos ahora tienen garantías de unas elecciones libres y justas, libres de las irregularidades de otros años".

En las elecciones de 2008, el NDC obtuvo el respaldo del 50,8 de los votantes, frente al 47,6 que se decantó por el NNP. La participación entonces rondó el 79 %, una cifra por encima de la que se espera en estos comicios.

Desde su victoria en las elecciones de 2008, Thomas ha visto disminuir el peso de su partido en el Parlamento tras la dimisión de varios de sus ministros.

El ex primer ministro Mitchell, que en su día afrontó críticas por supuesta corrupción y mala administración y estableció durante su Gobierno estrechos lazos con Cuba y Venezuela, señaló recientemente que las elecciones de este año "prometen definir un momento de nuestra historia".

Granada, con una superficie de 344 kilómetros cuadrados y con el sector turístico y la producción de especias como pilares de su economía, es un país miembro tanto de la Caricom como de la OEA.

Antigua colonia británica, esta pequeña nación caribeña está situada al norte de Trinidad y Tobago y Venezuela y al sur de San Vicente y las Granadinas. EFE