Los monumentos británicos dedicados a la I Guerra Mundial (1914-18) cuentan desde hoy con una aplicación para móviles que permitirá conocer la historia de los soldados que fallecieron en el conflicto, anunció el duque de Kent.

Más de cien paneles han sido instalados en monumentos repartidos por todo el país, una iniciativa que parte del organismo encargado de velar por la conservación de las tumbas de los combatientes en conflictos de la Commonwealth, la "Commonwealth War Graves Comission".

Los paneles de información añadidos presentan un código QR que, al ser escaneado con el teléfono móvil, da acceso al usuario a las historias personales de varios soldados a los que se homenajea en los distintos monumentos.

Éste es uno de los proyectos que del Reino Unido para conmemorar el centenario del conflicto, al que el país se unió el 4 de agosto de 1914.

El Gobierno británico organizará actos en escuelas y celebraciones en las calles para recordar además el comienzo de la Batalla del Somme, el 1 de julio de 2016, y las batallas de Jutlandia, Gallipoli, Passchendaele, así como el Día del Armisticio, el 11 de noviembre de 2018.

El duque de Kent, que desveló hoy uno de los primeros paneles en el cementerio de Hollybrook en Southampton y en el monumento a la marina en Portsmouth (ambos al sur de Inglaterra), calificó el proyecto como "una poderosa manera de asegurar que nunca se olvidará".

"Esta iniciativa ayudará a informar a los visitantes sobre el contexto histórico que conformó esos lugares y pondrá además una cara humana a los nombres de aquellos que murieron", dijo el príncipe Eduardo.

Con la nueva aplicación podrá conocerse ahora la historia del escocés David Bedell-Sivright, un jugador de rugby que murió en Gallipoli, o de Lord Kitchener, conocido militar y político británico fallecido después de que el buque en el que viajaba se hundiera en las Islas Orcadas en 1916.