Autoridades de la Fiscalía de la Nación entregaron hoy los restos de 26 víctimas del terrorismo, atacadas por la banda Sendero Luminoso en la región Apurímac en los años 80, a sus familiares en la ciudad del Cuzco, en el sureste de Perú.

El fiscal superior nacional Víctor Cubas declaró a la prensa que las víctimas pertenecen a diferentes procesos de investigación sobre sucesos ocurridos en las provincias de Cotabambas y Grau en la andina región Apurímac, vecina al Cuzco.

Sendero Luminoso ha sido hallado responsable de la mayoría de las 69.000 muertes ocurridas entre 1980 y 2000 en Perú por el terrorismo, según datos de la Comisión de la Verdad y Reconciliación.

Los restos entregados hoy fueron exhumados de fosas comunes el año pasado y se trataban de autoridades locales y dirigentes vecinales que sufrieron torturas antes de morir.

La Cruz Roja Internacional brindó apoyo a los familiares para trasladar los féretros blancos desde la ciudad del Cuzco hasta sus lugares de origen en Apurímac.