Las autoridades de seguridad alimentaria de Holanda analizan carne de hamburguesa procesada en este país y vendida en Suecia para verificar si está infectada por la bacteria E.coli, informa hoy el diario digital Dutch News.

Cerca de seis toneladas de carne de hamburguesa y kebab han sido retiradas de supermercados suecos después de que dos niños enfermaran tras consumir estos productos, que no habrían sido cocinados de manera correcta y estarían contaminados por la bacteria EHEC, conocida como E.coli.

La carne habría sido procesada por la empresa holandesa Beimer Meat, situada en el este del país en la ciudad de Enschede, por lo que las autoridades de seguridad alimentaria holandesas realizaron una inspección este lunes para comprobar el estado de sus productos, indicó ese medio.

Además de controlar si Beimer Meat cumple con las normativas de higiene, los inspectores tratan de identificar de dónde proviene la carne procesada en la planta, que en principio habría sido importada de seis mataderos situados en Polonia, Hungría, Reino Unido y Letonia.

La empresa alega que su carne está en buen estado y que ésta podría haber sido mezclada posteriormente con productos de otras compañías.

Paralelamente a estas investigaciones, las autoridades de seguridad alimentaria de Holanda han continuado con sus investigaciones en torno al escándalo de la carne de caballo, que apuntan a que la planta de procesado cárnico de Willy Selten -situada en la localidad de Oss- habría mezclado este producto con carne de ternera.

Además, el propietario de Piet de Leeuw, un restaurante especializado en carne de Amsterdam, admitió públicamente haber vendido carne de caballo durante 63 años, según el mismo medio.

Aunque en un principio éste había negado las informaciones publicadas por Parool, un medio especializado en gastronomía de Amsterdam, el propietario del restaurante admitió finalmente esta práctica después de que varios análisis revelaran que sus platos contenían carne de caballo.