Estampados geométricos y telas entrelazadas centran la propuesta para el próximo otoño-invierno del diseñador español Emilio de la Morena, presente hoy en la última jornada de la Semana de la Moda de Londres.

Un total de 25 modelos han desfilado con los nuevos diseños del modisto alicantino, afincado en la capital británica, que le acoge un año más, desde 2005, en su pasarela.

Al llegar al colofón hoy de cinco intensas jornadas de desfiles, De la Morena definió en declaraciones a Efe su última colección como una "manipulación de telas y cortes geométricos".

El modisto hizo así referencia al trabajo que esconden los amplios abrigos y pantalones, así como a los ligeros vestidos y "tops" con estampados geométricos elaborados como si fueran un "collage".

"Compré telas, las corté y uniéndolas las transformé en un estampado", explicó De la Morena, antiguo alumno de la prestigiosa escuela Central Saint Martins de Londres, por donde también pasaron ilustres nombres del sector como el malogrado Alexander McQueen o el transgresor John Galliano.

Las telas escogidas para construir las prendas de su última propuesta proceden, según el alicantino, de "un entorno mundano, doméstico, de andar por casa", y se entrelazan unas a otras para componer una veintena de conjuntos de día.

Los colores oscuros sirvieron de telón de fondo para los estampados, salpicados de tonos más alegres como el rojo, el amarillo o el verde agua, que otorgan un carácter "más relajado" a los atuendos.

El desfile del alicantino tuvo lugar en el cuartel general de la Semana de la Moda de Londres, Somerset House, repleta de periodistas británicos e internacionales, expertos de moda, blogueros y decenas de curiosos con imágenes variopintas y ganas de dejarse fotografiar.

Si bien Londres se ha caracterizado tradicionalmente por ser la pasarela más alternativa, donde prima la creatividad por encima de la industria (frente a otras ciudades como Milán o París), De la Morena cree que la situación ha cambiado y la industria de la moda en el Reino Unido se ha desarrollado "mucho".

El diseñador es el único español que desfila sobre el escaparate londinense y anima a sus compañeros de profesión en España a que presenten sus colecciones en la capital británica: "Cuantos más seamos, mejor", manifestó.

Sin embargo, hasta la fecha, las colecciones del alicantino no se han presentado en España: "Si tuviera una línea que se vende..., pero no la tengo. En España no se compra tanta ropa de diseñadores españoles, sino que se compran marcas muy establecidas como Chanel o Givenchy", reflexionó.

La propuesta de De la Morena no ha podido verse hasta el último día de la Semana de la Moda londinense, que cierra el modisto chino Haizhen Wang, inspirado en la arquitectura gótica para la nueva temporada.

Según el British Fashion Council (BFC), organizador del evento, más de 5.000 personas han asistido a la cita este año en Londres, que ha acogido un total de 56 desfiles y 20 presentaciones de diseñadores británicos e internacionales como Tom Ford o L-Wren Scott, actual pareja del Rolling Stone Mick Jagger.

Christopher Kane, rendido al estampado de camuflaje, y Burberry, que apostó por una mujer fuerte y "sexy" en vez de la romántica habitual, fueron los platos fuertes de la cita bianual más importante del año para la industria de la moda británica.

Pero, si la Semana de la Moda tuvo una estrella, ésa fue Rihanna, que el pasado sábado presentó su colección para la firma River Island, centrada en prendas juveniles, entalladas y sensuales.

Fiel a su estilo, la cantante culminó su faceta como diseñadora y propuso una gama de vestidos cortos de distintos colores, junto con diminutos "tops" y, como ella, botas con altos tacones.

Medios británicos, como The Guardian, han destacado que "no importaba tanto la ropa" como la presencia de la cantante barbadense en Londres, ya que últimamente se encuentra en el centro de la polémica al defender su reconciliación con el cantante Chris Brown, tras la paliza que éste le asestó hace cuatro años.

HASH(0xa0cab1c)

Por Paula Díaz.