El presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Luis Alberto Moreno, se mostró hoy confiado en la solidez de la economía brasileña, a pesar de que ha registrado un crecimiento inferior al esperado en los últimos años.

Moreno, que se reunió hoy en Brasilia con la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, señaló a periodistas que el país es el "mayor y más importante" socio de la institución y que el crecimiento de la economía menor al esperado no preocupa al BID.

"La economía de Brasil y la de otras partes del mundo tiene ciclos, pero en este caso soy muy optimista y un gran admirador del país", señaló Moreno, quien destacó las oportunidades para aumentar el volumen de inversiones con la realización de eventos deportivos como el Mundial de fútbol de 2014 y los Juegos Olímpicos de 2016.

Moreno y Rousseff discutieron sobre diversos proyectos apoyados por el BID en el país.

De acuerdo con Moreno, el BID, en sociedad con algunos estados brasileños, invertirá 2.000 millones de reales (unos 1.000 millones de dólares) en proyectos en las áreas de salud, educación, saneamiento básico e infraestructura.

El banco, además, dispone de una línea de crédito de 200 millones de dólares para el sector privado.

Según la estatal Agencia Brasil, el BID pretende aumentar las inversiones en Brasil para este año hasta los 1.500 millones de dólares, mediante alianzas con el Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES) e inversores privados.

Moreno ratificó que en marzo del año próximo el BID celebrará su reunión anual en el nororiental estado de Bahía.