La presidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla, y su homólogo mexicano, Enrique Peña Nieto, se comprometieron hoy a darle un impulso a la relación bilateral con énfasis en el comercio, la cooperación y las inversiones, sin olvidar componentes a escala regional.

Peña Nieto inició este martes su primera visita de Estado con una reunión con Chinchilla, que se extendió por cerca de una hora en el Museo de Arte Costarricense, en San José, y en la que participaron miembros de los gabinetes de ambos países.

"Hemos hecho un repaso sobre los logros que acumula la relación entre ambas naciones, una relación que siempre se ha caracterizado por una profunda amistad y valores comunes que ambos promueven, como la democracia, el Estado de derecho y el respeto a los derechos humanos", dijo Chinchilla en una declaración a la prensa tras la que ninguno de los mandatarios contestó preguntas.

Chinchilla afirmó que la agenda comercial y de inversiones bilateral "acumula muchos éxitos", y destacó que tras firmar un Tratado de Libre Comercio (TLC) en 1994, el intercambio comercial ha crecido a una tasa anual del 12 % hasta alcanzar los 3.600 millones de dólares el año pasado.

En ese sentido, Peña Nieto destacó que Costa Rica es el primer socio comercial de México en Centroamérica, y que para San José México representa la tercera fuente de inversión extranjera directa.

"Hemos acordado seguir impulsando el comercio entre ambas naciones, apoyar el TLC y solicitar apoyo para que el Congreso (de Costa Rica) apruebe el acuerdo (comercial) único entre México y Centroamérica", suscrito el año pasado, expresó el mandatario mexicano.

En la reunión de hoy, Costa Rica solicitó a México apoyo financiero para la construcción de un puente fronterizo que unirá a Costa Rica y Panamá, así como cooperación en arqueología, con el fin de proteger las gigantes esferas de piedra indígenas costarricenses que buscan convertirse en Patrimonio de la Humanidad.

Chinchilla también solicitó apoyo a Peña Nieto para promover el interés de empresas privadas mexicanas para el desarrollo en Costa Rica de energías renovables, como por ejemplo la geotérmica y el gas natural.

El gobernante mexicano se mostró dispuesto a apoyar las peticiones costarricenses y afirmó que a su Gobierno le interesa estrechar las relaciones con todos los países de América Latina.

"Para México será fundamental la cooperación con Costa Rica, Centroamérica y América Latina, porque somos un país orgullosamente latinoamericano y advertimos una mayor oportunidad de crecimiento con las fortalezas que hoy tiene la región", expresó el mandatario mexicano.

Sobre temas de seguridad y combate al crimen organizado, los dos presidentes coincidieron en la necesidad de continuar uniendo esfuerzos, pero el tema será tratado a fondo mañana en una cumbre de presidentes del Sistema de Integración Centroamericana (SICA), a la que asistirá el mandatario mexicano.

Peña Nieto también expresó sus condolencias por la muerte el domingo del presidente de la Corte Suprema de Justicia costarricense, Luis Paulino Mora.

Tras reunirse con Chinchilla, Peña Nieto, quien viaja acompañado por su esposa, Angélica Rivera, y miembros de su gabinete, se trasladó al Congreso costarricense como parte de su agenda de actividades.

Allí, pronunció un discurso en el que destacó las relaciones bilaterales e hizo un llamado a los diputados para "seguir abriendo camino a iniciativas que impulsan el desarrollo de nuestros países y la integración regional".

Mañana Peña Nieto participará en una cumbre extraordinaria del SICA, órgano cuya presidencia pro témpore ejerce Costa Rica en el primer semestre del 2013.

El Gobierno costarricense ha dicho que la cumbre del SICA se espera abordar con Peña Nieto una redefinición de las relaciones entre México y Centroamérica.

Otro de los asuntos que se tratarán en la cumbre es el avance de las propuestas para buscar una renovación y fortalecimiento de las instituciones del SICA.