Argentina conmemoró este lunes 109 años de presencia en la Antártida con un acto en la Base Vicecomodoro Marambio que estuvo presidido por el ministro argentino de Defensa, Arturo Puricelli, informó hoy ese ministerio en un comunicado.

Puricelli dirigió unas palabras a los trabajadores de las Fuerzas Armadas argentinas destinados en la Antártida -143 en la base de Marambio- de los que destacó su "esfuerzo, preparación y dedicación", así como la "pericia, capacidad y empeño de los hombres y mujeres que se adiestran actualmente para trabajar aquí".

El ministro de Defensa les trasladó el saludo de la presidenta argentina, Cristina Fernández, y subrayó "el esfuerzo del Estado Nacional para sostener sus bases antárticas".

Destacó que hasta el momento, dentro de la actual campaña en el continente blanco, "se emplearon 476 horas de vuelo, distribuidos entre las aeronaves Hércules C-130 y Twin Otter y los helicópteros Bell 212".

"Además, se trasladaron 1.417 pasajeros y se transportaron más de 290 toneladas de carga", añadió.

Tras el acto en la Base Marambio, Puricelli se trasladó a la base naval de Puerto Belgrano, en el continente americano y a unos 800 km al sur de Buenos Aires, donde recorrió las instalaciones del buque polar holandés TIMCA, una embarcación capaz de navegar entre los hielos y brindar apoyo logístico a las bases.

Argentina cuenta con seis bases permanentes en la Antártida -Marambio, Orcadas, Carlini (ex-Jubani), Esperanza, San Martín, y la más austral, Belgrano II-, cuya dotación varía cada año.

Además, opera con siete bases temporales -Brown, Matienzo, Primavera, Cámara, Melchior, Petrel y Decepción-, en las que se realizan tareas de mantenimiento de las instalaciones y se recopilan los datos requeridos por la Dirección Nacional Antártica en apoyo a las actividades científicas.

La Armada Argentina colabora también en la reconstrucción de la base brasileña Comandante Ferraz, incendiada en su totalidad en febrero del año pasado.

La presencia argentina en la Antártida se remonta al 22 de febrero de 1904, cuando se instaló el Observatorio Meteorológico Antártico Argentino en el archipiélago de las islas Orcadas del Sur.

Esta presencia se fortaleció en 1951 con la creación del Instituto Antártico Argentino, tras un decreto firmado por el entonces presidente Juan Domingo Perón, y el posterior establecimiento de la Dirección Nacional del Antártico en 1969.

Hasta el año 1944, Argentina fue el único ocupante permanente de la Antártida y uno de los 12 países signatarios del Tratado Antártico de 1959.

También fue uno de los firmantes del conocido como "Protocolo de Madrid", en 1991, que prohíbe, por un período de 50 años, la explotación de recursos naturales no renovables e insta a la preservación del medio ambiente.