Las autoridades alemanas prometieron el lunes tener un mayor control en los productos de carne e imponer sanciones más severas para las empresas que violen las normas de etiquetado alimenticio, mientras fueron retirados de los anaqueles más productos ofrecidos como "sólo carne de res" después de dar positivo a carne de caballo.

Alemania, la economía más grande de Europa, es uno de varios países en el continente que investiga el uso inapropiado de carne equina y el mal etiquetado de los productos de res, que ha causado escándalo.

Ilse Aigner, ministra de Protección al Consumidor, y sus homólogos estatales anunciaron un plan de 10 puntos para aliviar los temores de los alemanes después de que cinco supermercados nacionales retiraron del mercado lasaña, carne con chile, tortellinis y goulash, todos con restos de carne de caballo.

Más recientemente, el supermercado alemán Lidl retiró del mercado la marca "Beef Tortelloni" que vendió en sus tiendas en Austria después de que las pruebas mostraran que contenía carne de caballo.

Aigner indicó que Alemania acelerará las pruebas y buscará cualquier carne que no esté claramente especificada en la etiqueta, no sólo la de caballo. "No puedo decir que es el fin", dijo la ministra a los reporteros. "Tenemos que tomar en cuenta que se encontrarán otros casos".

Además de implementar un plan de acción de la Unión Europea para probar los productos de carne, algunos otros planes de Alemania incluyen asegurar que los consumidores sean informados más rápidamente cuando una compañía detecte que sus productos pudieran estar mal etiquetados, además de facilitar mejor el flujo de información entre las agencias federales y estatales.

Millones de productos han sido retirados de anaqueles en Gran Bretaña, Irlanda, Francia, España, Alemania, Dinamarca, Finlandia, Suecia y Noruega desde que comenzó el escándalo, y las cadenas comerciales y proveedores de alimentos recibieron la orden de examinar los productos cárnicos procesados para buscar ADN equino.

______

Los periodistas de The Associated Press Lori Hinnant y Masha Macpherson en París, y Karel Janicek en Praga aportaron a este despacho.