Cuatro miembros de las fuerzas de seguridad de Pakistán y dos insurgentes murieron en el ataque perpetrado hoy por un comando armado a un edificio gubernamental en Pesháwar, en el noroeste del país, informaron a Efe fuentes policiales.

El ataque se inició poco antes del mediodía local, cuando la sede de la administración política de la zona tribal de Khyber, ubicada en Pesháwar, fue tiroteada por varios insurgentes, dos de los cuales detonaron cargas explosivas adosadas a sus cuerpos.

La fuente especificó que en el ataque fallecieron cuatro miembros de los "Levies", un cuerpo paramilitar que actúa en zona fronterizas del oeste de Pakistán, y que diez personas resultaron heridas.

Diversos medios también detallaron que algunos de los insurgentes portaban el uniforme de los "Levies", un extremo que no fue confirmado por la Policía.

Las fuerzas de seguridad tomaron control de la situación tras dos horas de enfrentamientos y después de que el Ejército se desplegara alrededor del inmueble atacado.

Según medios locales, la sede oficial atacada era escenario, en el momento del asalto, de representantes de diversas formaciones políticas, entre ellos el Partido Nacional Awami (ANP) y el religioso Jamaat-e Islami (JI).