Los ministros de Exteriores de la Unión Europea (UE) acordaron hoy suspender la prohibición de viajar a territorio comunitario impuesta a seis miembros del Gobierno de Zimbabue, así como sacar a 21 personas y a una entidad de la lista de sancionados por minar los derechos humanos en ese país.

Los ministros de la UE, reunidos en Bruselas, decidieron tener en cuenta los últimos progresos de Zimbabue para fortalecer la democracia y optaron por suavizar las medidas restrictivas.

Celebraron el acuerdo alcanzado en ese país sobre el borrador de una nueva Constitución y el anuncio de la convocatoria de un referendo, y reconocieron que este "paso adelante", en el marco del llamado "acuerdo político y global", añade más "impulso" al proceso de reformas y abre el camino a unas elecciones "pacíficas, transparentes y creíbles" este año.

Fuentes comunitarias confirmaron en cualquier caso que continúa en la lista negra la empresa Corporación de Desarrollo Minero de Zimbabue (ZMDC), de propiedad estatal, que explota las minas de diamantes de Marange (este de Zimbabue).

Bélgica había insistido en sacar a esta empresa de la lista de sancionados, con vistas a defender los intereses de Amberes, el principal centro mundial de distribución de diamantes en bruto, después de que viera mermada su posición por la competencia, y de que sufriera una caída del 14 % de sus importaciones de esas piedras preciosas en bruto en 2012.

Uno de los Estados miembros que más se oponía a levantar las medidas restrictivas a esa empresa era el Reino Unido.

Por otra parte, los ministros instaron a todas las partes a mantener el actual impulso para poder celebrar unas elecciones democráticas este año, y completar el acuerdo político global y la hoja de ruta de la Comunidad para el Desarrollo del África Meridional (SADC).

"La UE reitera su compromiso con el diálogo político con el Gobierno de unidad nacional y de trabajar con cualquier Gobierno formado como resultado de un proceso electoral pacífico, transparente y creíble", concluyeron los ministros en sus conclusiones.

La UE ya decidió en febrero de 2012 levantar parcialmente las restricciones de viaje y de congelación de bienes a 51 personas y 20 entidades zimbabuenses, acusadas de estar implicadas o asociadas a políticas y actividades que socavan los derechos humanos, la democracia y el estado de derecho en el país.

En cambio, mantuvo las medidas restrictivas contra 112 personas (entre ellas al presidente Robert Mugabe) y once entidades.

Las últimas elecciones, que tuvieron lugar en 2008, se vieron ensombrecidas por una violencia que causó la muerte de unos 200 seguidores del opositor del Movimiento por el Cambio Democrático (MDC), que ahora gobierna en coalición con la Unión Nacional Africana de Zimbabue-Frente Patriótico (ZANU-PF), de Mugabe.

Robert Mugabe gobernó el país en solitario y de forma autoritaria desde la independencia del Reino Unido, en 1980, hasta la creación de un Gobierno de coalición con el MDC en 2009.

Pese al pacto de Gobierno, Mugabe y su partido han mantenido el control de las Fuerzas Armadas, la Policía, el aparato judicial del y los medios de comunicación públicos del país.