El comisario europeo de Sanidad y Consumo, Tonio Borg, ha anunciado penas severas para los responsables del escándalo en torno a la carne de caballo no declarada en productos alimenticios para el consumo humano.

"Quien juega con la salud de los consumidores debe contar con toda la dureza de la ley", afirma Borg en una entrevista que publica hoy el rotativo Bild.

El eurocomisario maltés se muestra convencido de que el escándalo se aclarará por completo en breve tiempo gracias a las medidas acordadas ya por los países de la Unión Europea.

"Parto de que con los 2.250 test de ASDN en todos los países miembros que se llevarán a cabo en las próximas semanas podremos tener rápidamente claridad sobre el alcance total del escándalo de la carne de caballo", señala Borg.

El comisario europeo de Sanidad y Consumo no descarta además que ese tipo de pruebas se realicen posteriormente de manera permanente en el seno de la UE.

"Si se demuestra que esos test son necesarios para proteger la salud del consumidor habrá que reflexionar sobre la introducción de pruebas obligatorias permanentes", comenta finalmente Borg.

La Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria del Parlamento Europeo analiza hoy con representantes de la Comisión Europea y la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria la respuesta de la UE al escándalo de la carne de caballo encontrada en alimentos procesados etiquetados como vacuno.