El primer ministro británico, David Cameron, inició hoy en la ciudad de Bombay una visita de tres días a la India, acompañado por la mayor delegación comercial de su historia, informaron fuentes oficiales.

En su segunda visita de Estado al país asiático, Cameron se centrará en el comercio y las inversiones con una comitiva formada por unos 100 representantes de compañías británicas, como Telco, Rolls Royce, BP y London Underground, y varios ministros.

"No tengo ninguna duda de que la India va a ser uno de los grandes éxitos de este siglo", afirmó el primer ministro al diario Hindustan Times, al que añadió: "Quiero que Gran Bretaña sea uno de sus socios en ese éxito".

En su primera intervención en el cuartel general de Unilever en Bombay, el mandatario indicó que Londres facilitará los visados de negocio y estudiante a los ciudadanos indios, un asunto que ha sido causa de tensión entre los dos países en los últimos meses.

La visita del primer ministro se ve empañada por un caso de corrupción en el que se encuentra implicada Agusta Westland, la subsidiaria angloitaliana de la compañía transalpina Finmeccanica, en un acuerdo de compra de helicópteros.

El martes Cameron viajará a la capital, Nueva Delhi, donde mantendrá encuentros con el primer ministro indio, Manmohan Singh, y el presidente, Pranab Mukherjee.

Según la prensa británica, que cita fuentes gubernamentales, se trata de la mayor delegación comercial que acompaña a un primer ministro en la historia del país.

El Reino Unido es uno de los mayores socios comerciales de la India, con 16.157 millones de euros en comercio bilateral en 2012, mientras que 700 compañías indias operan en el país europeo, donde Tata es el principal empleador industrial.