Una multitud calculada en medio millón de personas se lanzó hoy a las calles del centro de Río de Janeiro para quemar los últimos cartuchos del carnaval de 2013.

Aunque la fiesta que paraliza a los cariocas cada año concluyó oficialmente el pasado miércoles, la banda Monobloco organizó hoy un último desfile que discurrió por la avenida Río Branco, una de las principales de la ciudad.

Disfrazadas o no, las cientos de miles de personas que se dieron cita bailaron al son de marchas típicas de carnaval durante cerca de cuatro horas, hasta que los cerca de 200 percusionistas de Monobloco finalmente callaron sus tambores.

El desfile concluyó sin incidentes y bajó el telón del carnaval carioca en las calles, por las que entre los pasados días 8 y 13 circularon cerca de 500 bandas, de las cuales la más concurrida fue Cordao da Bola Preta, que congregó a unas dos millones de personas hace una semana.

Esta madrugada también se acabó la fiesta en el Sambódromo de Río de Janeiro, por el que la noche de este sábado comenzaron a desfilar las seis escuelas de samba mejor clasificadas en el concurso de este año.

Los desfiles fueron clausurados ya al amanecer por la escuela de Vila Isabel, que se consagró "campeona del carnaval" con una samba dedicada a exaltar la vida de los campesinos del interior de Brasil y sus sencillas pero alegres costumbres.

Entre los 70.000 asistentes a ese último desfile destacó el actor estadounidense Harrison Ford, quien presenció la presentación de las escuelas de samba junto a su esposa Calista Flockhart, protagonista de la serie de televisión "Ally McBeal" y "Cinco hermanos", y su hijo Liam.

El célebre intérprete de Indiana Jones estuvo en Río de Janeiro para conocer proyectos de viviendas de interés social, como miembro de la organización ecologista Conservation International.