El exministro israelí de Exteriores Avigdor Lieberman comparecerá hoy ante el Tribunal de la Magistratura de Jerusalén en un juicio en el que es acusado de fraude y abuso de poder por el nombramiento de un embajador.

Lieberman, también jefe del partido ultraderechista Israel Beitenu, que concurrió en una lista conjunta con el conservador Likud, ganador de los pasados comicios, se ha declarado inocente de los cargos que se le imputan y que lo obligaron el pasado mes de diciembre a renunciar al cargo de titular de Exteriores.

El exministro fue acusado por la Fiscalía de haber designado de forma fraudulenta a Zeev Ben Arie como embajador israelí en Letonia, supuestamente como recompensa por haberle filtrado información reservada.

La Fiscalía sostiene que Ben Arie, siendo embajador en Minsk años antes, alertó a Lieberman de la existencia de un requerimiento de información policial israelí a las autoridades judiciales de Bielorrusia en una investigación inconclusa al político por blanqueo de dinero, expediente que fue cerrado por falta de pruebas.

La imputación señala que Lieberman convocó entonces a su viceministro y presidente de la comisión de nombramientos en el servicio exterior, Dani Ayalón, para darle instrucciones precisas antes de la reunión en la que se aprobó el controvertido nombramiento.

Ayalón será uno de los principales testigos llamado a declarar en el juicio que se inicia a últimas horas de la tarde de hoy.

Según el diario "Haaretz", Lieberman presentará ante el tribunal un escrito en el que previsiblemente negará los cargos y el haber solicitado a Ayalón que favoreciera la designación de Ben Arie en la comisión de nombramientos de la Cancillería.

Asimismo, rechazará las alegaciones que indican que habría guardado una nota que supuestamente le entregó Ben Arié con detalles sobre la investigación de Bielorrusia.

Mientras dure el proceso judicial Lieberman tiene prohibido ostentar ninguna cartera ministerial, aunque sí puede seguir desarrollando actividades parlamentarias como diputado.

Si es condenado por delitos que impliquen iniquidad moral, deberá renunciar de forma inmediata.

En caso de ser sentenciado a penas de cárcel superiores a los tres meses, tendrá prohibido concurrir al Parlamento por un período de siete años desde el día en que inicie la condena.

El tribunal que lo juzga está integrado por tres jueces y se espera que la sesión de hoy sea corta y entrañe únicamente medidas procesales.