El actor Javier Bardem lamentó hoy la situación en el Sahara, la falta de colegios, de educación y de libertad de expresión, al recoger el Goya al mejor documental por "Hijos de las nubes".

Bardem es uno de los productores de este documental, dirigido por Álvaro Longoria, en el que la cámara sigue al actor en los campos de refugiados saharauis en el corazón del desierto para intentar desempolvar la cuestión del Sahara Occidental.

"Gracias por este regalo porque hoy es un día muy triste para el Sahara", señaló Bardem en referencia a la decisión del Tribunal Militar de Rabat que, en el caso contra 24 saharauis por la muerte de once agentes marroquíes en los sucesos de Gdaim Izik en 2010, ha dictado ocho cadenas perpetuas, otras cuatro a 30 años y ocho más a 25 años de cárcel.

Unas condenas desproporcionadas, en opinión del actor, quien señaló que se ha juzgado a esos 24 jóvenes por manifestarse de forma pacífica.

"El Gobierno español debería oponerse a tan injusta y desproporcionada condena", consideró.

"En el Sahara no se puede recortar en salud porque no hay hospitales, ni en educación porque no hay colegios, ni echarles de sus casas porque están desahuciados desde hace más de 35 años, cuando les echaron".

"¡Por un sahara libre!", finalizó Bardem.