Una serie de coches bomba dejaron el domingo al menos 23 muertos y decenas de heridos en zonas chiíes de Bagdad, informaron funcionarios iraquíes.

Los ataques del domingo, cuando inicia la semana laboral en Irak, estuvieron enfocados principalmente en los mercados al aire libre.