El peruano Paolo Guerrero, quien llegó en 2012 al Corinthians y ganó el último Mundial de Clubes de la FIFA, se siente feliz en Brasil y quiere "dar todo" a los hinchas del equipo paulista, pero sueña con retirarse en el Alianza Lima.

"Definitivamente, me gustaría terminar mi carrera y jugar los últimos años en el Alianza Lima, el equipo por el que hincha toda mi familia y en el que comencé en el fútbol", dijo el delantero de 29 años en una entrevista que publica hoy el diario Lance.

No obstante, aseguró que ese momento todavía "está lejos" y que pretende jugar "hasta que el cuerpo aguante".

Por ahora, su única meta es "ganar todo lo posible" con el Corinthians, un club que, en su opinión, tiene "calidad técnica y física" para volver a ganar este año la Copa Libertadores.

Sin embargo, fue cauteloso y aseguró que será "difícil", pues "todos los rivales jugarán contra el Corinthians como si fuera una final".

Sobre la selección peruana, que se encuentra en penúltimo lugar en las eliminatorias para el Mundial de 2014, que se jugará en Brasil, dijo que representa su mayor compromiso como jugador y que confía en que logrará clasificar, pese a las dificultades actuales.

"Para todos los jugadores, representar al país es la mejor cosa que se puede hacer. Doy la vida por la selección. Mi sueño es poder clasificar para el Mundial de Brasil y haré todo lo posible para lograr eso", afirmó.