Benedicto XVI "suplicó" hoy a los fieles que recen por él y por el próximo papa.

La petición la hizo ante varias decenas de miles de personas que asisten en la plaza de San Pedro del Vaticano al rezo del ángelus dominical, el penúltimo que oficia antes de dejar de ser papa el 28 de febrero.

"Agradezco de corazón a todos su oración y afecto en estos días. Os suplico que continuéis rezando por mí y por el próximo Papa, así como por los Ejercicios espirituales, que empezaré esta tarde junto a los miembros de la Curia Romana", afirmó.

El Pontífice hizo votos para que en este tiempo de Cuaresma la "contemplación de la pasión, muerte y resurrección de Cristo nos ayude a seguirlo más de cerca".

"Llenos de fe y esperanza, encomendemos la Iglesia a la maternal protección de María Santísima", añadió, hablando en español.