Un drama rumano que se centra en los esfuerzos de una mujer por encubrir la responsabilidad de su hijo en un accidente en el que un niño queda fatalmente herido ganó el sábado el Oso de Oro en el Festival de Cine de Berlín, mientras que la chilena Paulina García fue galardonada como mejor actriz, por "Gloria".

"La postura del hijo", dirigida por Calin Peter Netzer, surgió como ganadora entre 19 películas que este año incluían un poderoso contingente de Europa del este en la 63 edición del evento, el primero del año entre los festivales importantes europeos.

Netzer dijo que se había quedado "sin palabras" con el premio.

La historia de corrupción y culpa representa los esfuerzos de una madre de clase acomodada, interpretada por la actriz Luminita Gheorghiu, para sobornar a testigos, con el fin de que dieran falsas declaraciones y de mantener fuera de prisión a su hijo — el conductor que iba a exceso de velocidad en el momento del accidente_.

García fue nombrada mejor actriz por su participación en el filme "Gloria", de su compatriota Sebastián Lelio. En la producción chileno-española, García interpreta a una mujer divorciada con poco menos de 60 años que intenta evitar la soledad yendo a fiestas de solteros pero no deja de llevarse decepciones.

El Oso de Plata se lo llevó la cinta "Episodio en la vida de una persona que recolecta hierro", en la que una pareja auténtica de gitanos recrea su propia lucha por conseguir un tratamiento luego que su bebé murió en el vientre materno. La película fue hecha con un presupuesto minúsculo por el director Danis Tanovic, cuyo filme "En tierra de nadie" ganó el Oscar a mejor película extranjera en 2002.

Nazif Mujic, quien interpreta al esposo, fue votado como mejor actor por el jurado del festival.

"Por supuesto, no soy un actor — yo simplemente interpreto mi propia historia. Yo me interpreto a mí en mi familia. No sé qué debería decir", expresó Mujic, quien asegura que aún no consigue un empleo constante y recolecta metales tal como hizo en el tiempo en que se desarrolla el drama.

El cineasta estadounidense David Gordon Green fue honrado como mejor director por "Prince Avalanche", una película sobre dos trabajadores de la construcción de carreteras, quienes buscan la manera de sobrellevar un largo y monótono, sin más compañía que aquella que se brindan mutuamente. Esta cinta es un remake de una película islandesa llamada "Cualquiera de los dos caminos".

El mejor guión se lo llevó el cineasta disidente iraní Jafar Panahi por el filme "Cortina cerrada", película que codirigió a con su viejo amigo Kamboziya Partovi en un desafío por la prohibición de hacer cine.

Partovi aceptó el premio y dijo ante la audiencia que "nunca es posible detener a un pensador y a un poeta".