Al menos cinco personas murieron hoy y otras cinco resultaron heridas en atentados con explosivos y en enfrentamientos en la provincia de Nínive, en el norte de Irak, informó una fuente de los cuerpos de seguridad.

La fuente explicó que dos policías perdieron la vida y tres sufrieron heridas por el estallido de un artefacto al paso de una patrulla en la zona de Al Shuri, a unos 30 kilómetros de Mosul, capital de Nínive.

Asimismo, dos soldados resultaron heridos en un ataque con una bomba casera contra un puesto de inspección militar en el barrio Al Islah al Zerai, en el oeste de esa ciudad.

La misma fuente, explicó que un agente del orden y un supuesto rebelde fallecieron y dos policías, uno de ellos coronel, sufrieron heridas en un enfrentamiento con insurgentes en el área de Sumer, en el sur de Mosul.

En ese mismo barrio, un funcionario del departamento local de electricidad fue asesinado a tiros en su hogar por un grupo armado.

Estos ataques se producen después de que esta mañana siete personas, entre ellas un alto oficial de la inteligencia militar, murieran y otras tres resultaron heridas en ataques registrados en diversas zonas de Irak, informaron fuentes del Ministerio iraquí del Interior.