Pistoleros a favor del gobierno secuestraron a más de 300 personas en el noroeste de Siria en represalia por el secuestro de 42 chiíes esta semana, dijeron activistas el sábado.

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, con sede en Gran Bretaña, dijo que los secuestros en la provincia de Idlib, predominantemente suní, podrían desatar choques sectarios en el área.

El Observatorio dijo que 42 chiíes, en su mayoría mujeres y niños, fueron secuestrados el jueves de un autobús que viajaba desde las aldeas chiíes de Foua y Kfarrya a Damasco.

El director del Observatorio, Rami Abdul-Rahman, dijo el sábado que no estaba claro quién secuestró a los chiíes.

La Representante Especial de la ONU para Violencia Sexual en Conflictos, Zainab Hawa Bangura, llamó a la libertad de las mujeres.

Dijo que ha habido "acusaciones de secuestro y violación de mujeres y niñas por grupos armados".