La Fiscalía venezolana informó hoy que citó "en calidad de imputados" al dirigente opositor Leopoldo López, inhabilitado políticamente en 2008, y a su madre por presuntas irregularidades en donaciones de la estatal petrolera PDVSA en 1998 al partido del líder de la oposición Henrique Capriles.

En un comunicado, el Ministerio Público señaló que López, exalcalde de un municipio de Caracas, deberá comparecer el próximo día 28 ante el fiscal número 50, Daniel Guédez, "quien lo imputará por la presunta comisión de delitos previstos en la legislación venezolana".

El ente especifica que imputará a López por haber cometido "presuntas irregularidades" en dos donaciones en 1998 por PDVSA, que entonces dirigía su madre, Antonietta Mendoza de López, para fundar el partido Primero Justicia (PJ), al que pertenece Capriles.

Según el comunicado, Mendoza de López será imputada el próximo 7 de marzo en el mismo despacho fiscal.

López, exalcalde y estrecho aliado de Capriles, fue inhabilitado por la Contraloría venezolana en 2008 por dos casos de supuesto mal uso de los recursos: en 1996 en PDVSA y en 2004 en la Alcaldía de Chacao.

La Contraloría inició el proceso de inhabilitación política en diciembre de 1998, después de que López supuestamente recibiera dinero de la gerencia de relaciones públicas de PDVSA, que entonces dirigía su madre para fundar PJ.

Según la defensa de López, en 1996 se convocó un concurso público que organizó la petrolera para financiar proyectos de desarrollo social en el que participaron más de 200 organizaciones y que finalmente ganó la Asociación Civil Primero Justicia, que después pasó a ser partido político.

López, que llegó a presentarse como precandidato presidencial para las elecciones de octubre y finalmente declinó aliándose con Capriles, llevó su caso a la Corte Interamericana de Derechos Humanos, que falló a su favor en septiembre de 2011.

Sin embargo, el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) declaró "inejecutable" la sentencia y mantuvo su inhabilitación para ejercer cargos públicos hasta 2014.

La semana pasada, el oficialismo pidió que se iniciara una investigación a PJ por supuestos casos de corrupción y pidió cárcel domiciliaria para dos de sus diputados.

Capriles dijo entonces que "nadie" debía confundirse ante la petición de investigación a su partido denunciando que, además de ser infundada, su único objetivo es ir por él.