El operativo para la liberación de un soldado en poder de las FARC estaba en marcha el sábado. Se espera que el uniformado sea entregado a una comisión encabezada por la ex senadora Piedad Córdoba.

Con la entrega del soldado Josué Alvarez Meneses finalizaría la liberación de tres uniformados que estaban en manos de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) desde enero pasado y cuya entrega fue anunciada por los rebeldes el 2 de febrero en medio de fuertes reclamos del gobierno por realizar secuestros en medio de negociaciones de paz.

Córdoba dijo la noche del viernes en su cuenta de Twitter que el camino hasta el punto de entrega del uniformado tomaría al menos ocho horas. "Ya vamos en camino hacia la próxima liberación. Nos esperan 8 horas de camino y luego 6 más. Será una gran alegría recibir al soldado", dijo la ex congresista en la red social.

El soldado Meneses, de 19 años, fue retenido durante un combate con tropas del ejército el 29 de enero en el municipio de Policarpa, departamento de Nariño, a 530 kilómetros al suroeste de Bogotá.

Su entrega a la ex senadora y a delegados del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), que se desplazan en dos autos por carretera, se espera en algún punto de Nariño.

La víspera, la comisión de Córdoba y el CICR recibieron en una zona rural del departamento de Cauca, al suroeste colombiano, a los policías Víctor Alfonso González, de 26 años, y Cristian Camilo Yate, de 21, quienes estaban retenidos por las FARC desde el 25 de enero.

"Aquí estamos esperando, no sabemos aún nada", dijo en diálogo telefónico Adalí Alvarez, hermana del soldado, que es el menor de cinco hermanos. La familia, dijo Alvarez, está toda reunida en su casa en la ciudad de Pasto, capital del departamento de Nariño, aguardando la liberación.

El gobierno del presidente Juan Manuel Santos, que adelanta negociaciones de paz con las FARC desde fines del 2012 en La Habana, ha demandado tanto a esa guerrilla como al rebelde Ejército de Liberación Nacional (ELN) la liberación de todas las personas plagiadas como un gesto de buena voluntad.