La miserable campaña de Arsenal alcanzó el sábado otro punto sombrío cuando el equipo perdió 1-0 en casa ante el Blackburn de segunda división en la quinta ronda de la Copa de la FA, dejando al agobiado técnico Arsene Wenger al borde de otra campaña sin trofeos.

Humillado por el débil Bradford en cuartos de final de la Copa de la Liga en diciembre, Arsenal salió del terreno ante los abucheos de sus hinchas luego que Colin Kazim-Richards anotase a los 72 minutos en el estadio Emirates, para firmar la última sorpresa en la Copa FA.

Wenger no había perdido previamente contra un equipo de divisiones inferiores en sus 17 años en el club londinense.

"Es doloroso y decepcionante perder un juego así", dijo Wenger, que pagó cara su decisión de sentar a varios de sus titulares antes del duelo del martes contra Bayern Munich por los octavos de la Liga de Campeones. "Es muy difícil de aceptar".

El título continental es el único trofeo que puede ganar esta temporada el equipo de Arsene Wenger. El último título del club de Londres fue la Copa de la FA en 2005.

Por su parte, el cuento de hadas del club semiprofesional Luton llegó a su final al caer 3-0 ante Millwall de la segunda división, y Barnsley venció a MK Dons 3-1 en otro encuentro entre equipos de divisiones bajas.

Everton visitaba más tarde al Oldham de la tercera división.

Wenger era una figura triste cuando habló con la prensa más de una hora después del silbatazo final.

"La campaña no se ha acabado", dijo. "Quizás sí para ustedes, pero no para mí".

Irónicamente, Kazim-Richards — que creció como hincha de Arsenal y jugó con las divisiones inferiores del club — anotó el gol decisivo apenas 60 segundos después que Wenger metiese a Jack Wilshere, Santi Cazorla y Theo Walcott.

Al igual que en la primera mitad, los anfitriones controlaron ampliamente el balón y estuvieron constantemente al ataque, con oportunidades desperdiciadas por Gervinho, Mikel Arteta y Tomas Rosicky .

Pero fueron sorprendidos con un contraataque cuando el volante de Blackburn Martin Olsson forzó con un cañonazo una salvada del arquero Wojciech Szczesny, solo para ver el balón rebotara a los pies de Kazim-Richards, que soltó un bote que se coló en la esquina.

El domingo, Manchester City y Manchester United juegan en casa contra Leeds y Reading, respectivamente, y Chelsea recibe a Brentford en un repechaje.