Rusia manifestó hoy su esperanza de que Teherán y el Grupo 5+1 pasen de un intercambio de opiniones sobre la cuestión nuclear iraní a decisiones concretas en la reunión que se celebrará el próximo 26 de febrero en la ciudad kazaja de Alma Ata.

"Ya nos estamos aproximando al momento cuando se requiere tomar decisiones. En cualquier caso quisiéramos que todos los participantes de las negociaciones en Alma Ata partan de este enfoque", dijo el viceministro de Exteriores ruso Serguéi Riabkov, citado por la agencia Interfax.

Recordó que Moscú ha propuesto un plan paulatino a base de "comprensión mutua" y pasos sopesados de las partes involucradas en las negociaciones.

"Los iraníes propusieron sus ideas, durante las anteriores rondas nos ofrecieron detalladas presentaciones" de su visión de la solución del problema del programa nuclear, afirmó.

Sin embargo, admitió que el ambiente para las negociaciones "no es muy favorable" dado que Teherán anunció recientemente su intención de instalar nuevas centrifugadoras de enriquecimiento de uranio.

"Por eso no me atrevo a pronosticar los resultados" de la reunión en Alma Ata, explicó Riabkov.

El ministro de Asuntos Exteriores de Irán, Alí Akbar Salehi, quien estuvo de visita oficial en Moscú el pasado martes, declaró en esa oportunidad que su país espera "pasos positivos" en Alma Ata.

Irán está sometido a sanciones de la ONU por su programa nuclear, que algunos países, con EE.UU. a la cabeza, creen que puede tener fines armamentísticos, mientras Teherán lo niega y afirma que es exclusivamente para uso civil y pacífico.

Irán mantuvo el año pasado varias reuniones con responsables de la Organización Internacional de Energía Atómica (OIEA) para tratar de aclarar dudas y facilitar inspecciones, sin resultados concretos.

Lo mismo que ha sucedido en la negociación con las potencias del Grupo 5+1, que tampoco ha tenido éxito hasta ahora.