La petrolera brasileña Petrobras anunció hoy que puso en operación una nueva plataforma de producción en el campo marítimo de Sapinhoa, uno de los mayores yacimientos de crudo del país y cuya concesión comparte con la multinacional BG y con el grupo chino-español Repsol Sinopec Brasil.

El navío plataforma Ciudad de San Vicente, que comenzó a operar el pasado martes, extraerá por un plazo máximo de seis meses 15.000 barriles diarios de petróleo en Sapinhoá Norte, informó la estatal brasileña en un comunicado.

La plataforma fue instalada provisionalmente en la región norte de Sapinhoá, un yacimiento ubicado en áreas muy profundas del océano Atlántico frente al litoral brasileño, para aprovechar el crudo que ya brota del pozo exploratorio 3-BRSA-788-SPS.

"La plataforma está anclada a 310 kilómetros de la costa en una región del océano en que la profundidad llega a 2.140 metros y produce un petróleo de densidad media y elevada calidad (30 grados en la escala API) que será retirado por medio de navíos", según el comunicado.

Según Petrobras, el campo de Sapinhoá es uno de los mayores ya descubiertos en Brasil, con un volumen recuperable calculado en 2.100 millones de barriles.

El campo fue descubierto por el consorcio que se adjudicó los derechos para explorar y explotar el bloque BM-S-9 de la cuenca marina de Santos, que es operado por Petrobras (45 %) y del que también forman parte BG (30 %) y Repsol Sinopec Brasil (25 %).

La plataforma Ciudad de Sao Vicente, responsable por la fase de testes en otro gigantesco yacimiento en la región, fue enviado al campo para dar inicio a un Sistema de Producción Anticipada (SPA) en Sapinhoá Norte pero no permanecerá en el local debido a que la explotación de las reservas prevé la operación de otras dos plataformas de mayor capacidad.

Según Petrobras, el Plan de Desarrollo del campo de Sapinhoá prevé dos sistemas definitivos compuestos por el navío plataforma Ciudad de Sao Paulo, que entró en operación el 5 de enero pasado, y la plataforma Ciudad de Ilhabela, aún en construcción y que será instalado en el segundo semestre de 2014.

El Ciudad de Sao Paulo es una plataforma flotante que produce, almacena y exporta petróleo y gas (FPSO) con capacidad para extraer diariamente 120.000 barriles de petróleo y 5 millones de metros cúbicos de gas natural.

El Ciudad de Ilhabela también es una plataforma FPSO pero su capacidad de producción diaria es de 150.000 barriles de petróleo y 6 millones de metros cúbicos de gas.

Sapinhoá es uno de los yacimientos del llamado presal, las gigantescas reservas de hidrocarburos que Petrobras descubrió en aguas muy profundas del océano Atlántico frente a litoral brasileño y por debajo de una capa de sal de cerca de dos kilómetros de espesor.

Estas reservas pueden convertir a Brasil en uno de los mayores exportadores mundiales de petróleo en los próximos años.