El astro latino Marc Anthony desató la euforia con su salsa en el concierto "Para todos los enamorados" que está ofreciendo el viernes por la noche, fin de semana de San Valentín, en el nuevo estadio Barclays de Nueva York, y que tiene el objetivo de recaudar fondos para orfanatos de América Latina a través de la fundación que copreside junto con el empresario Henry Cárdenas.

El artista neoyorquino de origen boricua abrió el concierto con la canción "I need to know" ante un público apasionado que recibió a su ídolo musical con gritos que resonaron en un estadio lleno a rebosar.

Vestido con traje negro y camisa blanca, y luciendo gafas negras, Anthony deleitó a su público, que siguió la interpretación de su ídolo de pie y coreando en todo momento.

Tras acabar la pieza, el artista se desprendió de las gafas, lo que enloqueció a sus fans, es especial a las mujeres.

"Es increíble, esto parece una gran barbacoa boricua", dijo el artista, medio en inglés medio en español, durante el concierto, ante un público entregado.