El presidente de la Liga Mexicana del Pacífico, Omar Canizalez, aseguró hoy que la Serie del Caribe de béisbol saltó este año a una etapa superior con su cambio de formato, que calificó como un éxito rotundo.

"Entramos en una nueva etapa y a partir de ahora la Serie del Caribe generará mucha más emociones", dijo a Efe el directivo al referirse a la implementación de un partido de final entre los dos mejores equipos de la eliminatoria, lo cual garantiza que el campeón gane en el terreno.

La Serie del Caribe, cuya versión de este año fue en Hermosillo, Pacífico Mexicano, concluyó hace una semana con la victoria de los Yaquis de Obregón de México, que le ganaron la final a los Leones del Escogido dominicanos en 18 entradas.

"Fue un final dramático, pero los otros dos equipos también tuvieron posibilidades de ser campeones hasta el último día y eso aumentó el interés por la Serie. A partir de ahora habrá muchas emociones", dijo.

Canizalez dijo que el torneo caribeño siente la ausencia de los equipos de Cuba, campeones de siete de las primeras 12 versiones de la justa, pero ausentes desde 1960, sin embargo dejó entrever que si están interesados, los cubanos podrán reaparecer porque solo deben cumplir par de condiciones.

"No existe la figura de país invitado, así que para lograr el regreso de Cuba, ese país debe entrar en la Confederación del Caribe, pagar 20.000 dólares anuales y estar dispuesto a ser sede de la competencia, aunque ese requisito se puede obviar porque México está dispuesto a asumir si ellos no pueden o no desean", dijo.

Involucrado en el béisbol desde los cuatro años cuando comenzó a jugar como campo corto, tercera base y jardinero, Canizalez es un conocedor de las interioridades de ese deporte y asegura que es posible hacerlo más dinámico sin perjudicar la esencia del juego.

"Ya me he reunido con los managers de equipos con la idea de eliminar los tiempos muertos porque la gente va a al estadio a ver la pelota viva y no los momentos sin actividad, a veces excesivos", señaló.

Aunque defendió el uso de la estrategia, criticó el abuso en los cambios de lanzadores, y sobre todo las demoras, sin embargo se mostró optimista en aumentar el dinamismo en la Liga del Pacífico, la cual dirige hace cuatro años.

"Ya bajamos el promedio de los partidos de 3:22 horas a 3:16 y el objetivo es llegar a tres horas o menos porque nuestro espectáculo compite contra el cine, los restaurantes, y deportes de menos duración como fútbol o boxeo", explicó.

La Liga del Pacifíco ha sido ganada en las últimas tres temporadas por el mismo equipo, los Yaquis de Obregón, a lo cual Canizalez le ha visto el lado bueno, que ese club se ha equiparado a los más ganadores del circuito, Tomateros de Culiacán, Naranjeros de Hermosillo o Venados de Mazatlán.

Al hablar de sus pendientes, señaló que pretende estimular la presencia de los niños en los estadios los fines de semana, así como lograr mayor difusión de los partidos por la televisión.

"En la última temporada aumentó en un 16 por ciento la asistencia a los estadios y estamos optimistas porque el béisbol está vivo en el Pacífico y en todo México", concluyó.