Estados Unidos lamentó hoy la "horrible" noticia de que 101 tibetanos se han prendido fuego desde 2009 en protesta por la ocupación china de su país, y urgió a Pekín a revisar sus políticas hacia la región.

"Lamentamos estas horribles cifras y seguimos profundamente preocupados por los informes de que estas inmolaciones continúan", dijo hoy la portavoz del Departamento de Estado, Victoria Nuland, en su conferencia de prensa diaria.

La cifra de cien inmolaciones se alcanzó este miércoles, cuando un joven tibetano se prendió fuego en Katmandú, y fue superada el jueves cuando un monje murió por el mismo motivo en la provincia china de Sichuan (sur del país, limítrofe con Tíbet).

"Urgimos a quienes se inmolan o los que lo pueden estar considerando que piensen bien si ésa es la mejor manera de expresarse", indicó Nuland.

"Y llamamos también al gobierno chino a examinar sus propias políticas en el Tíbet que han causado este tipo de tensión y frustración", agregó.

Muchos tibetanos acusan a Pekín de represión religiosa y cultural, mientras que el gobierno chino rechaza las críticas y alega que los habitantes de la región gozan de libertad y que la inversión en las últimas décadas ha modernizado y mejorado el nivel de vida de la zona.

China considera a Tíbet parte del país desde hace siglos, por uniones dinásticas y conquistas en la época imperial, si bien para los tibetanos en el exilio el "Techo del Mundo" era virtualmente independiente hasta que fue ocupado por el Ejército comunista a principios de la década de 1950.