El Gobierno colombiano anunció hoy que se amplió hasta las 00.00 horas (05.00 GMT) del sábado el cese de las operaciones militares en la zona donde serán liberados dos policías a los que la FARC no entregaron este jueves, como estaba previsto, porque había numerosos periodistas.

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, lo anunció en su programa de radio, en el que además manifestó su deseo de que las liberaciones de los dos policías y también la de un soldado que será entregado en una segunda fase puedan llevarse a cabo antes de que termine el fin de semana.

"Nosotros prolongamos el protocolo durante 24 horas más, es decir desde las 6:00 de la mañana hasta las 12:00 de la noche de hoy", dijo el mandatario.

"Yo espero en el curso del día de hoy esos dos policías queden libres, no hay excusa para que no queden libres, y que el día de mañana también quede libre el soldado, de manera que esos tres miembros de nuestra fuerza pública deben estar fuera mañana (sábado) por la noche", enfatizó el presidente.

Por su parte, el viceministro de Defensa, Jorge Enrique Bedoya, el representante del Gobierno en las liberaciones de secuestrados, dijo en la emisora La FM que se espera que a lo largo de la mañana las partes definan cómo se reanudará el operativo.

Las FARC se habían comprometido a entregar este jueves a una misión humanitaria compuesta por cinco representantes del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) y dos de Colombianas y Colombianos por la Paz (CCP) a los policías Cristian Camilo Yate y Víctor Alfonso González.

Pero según informó la líder de CCP, Piedad Córdoba, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) decidieron no seguir adelante con el operativo por la presencia masiva de los medios en las montañas de los departamentos colombianos del Valle del Cauca y el Cauca, en el suroeste del país.

También el jefe de la delegación del CICR en Colombia, Jordi Raich, remarcó el jueves en una rueda de prensa que los espacios de confidencialidad necesarios para efectuar la entrega no se dieron.

"Esa excusa de la presencia de periodistas no me convence. Eso no es ninguna excusa. Por eso le pedimos que se liberara de inmediato a esos policías, como se había prometido, y eso es lo que está en marcha", demandó hoy el presidente.

Los policías fueron secuestrados el pasado 25 de enero cuando investigaban casos de extorsión en un lugar entre las localidades de Pradera y Florida (suroeste del país), mientras que el militar Josué Meneses fue hecho cautivo seis días más tarde en un combate en Policarpa, también en el suroeste y en la frontera con Ecuador.