El mundo está a salvo de un asteroide de 46 metros (150 pies) que pasó el viernes junto a la Tierra.

Hasta donde se llevan registros, es la primera ocasión en que una roca de su tamaño pasa tan cerca del planeta, a 27.000 kilómetros (17.000 millas), menor distancia de la que están algunos satélites artificiales.