En la última década, el arte contemporáneo en Turquía está viviendo un importante desarrollo con un activo mercado de coleccionistas y unos artistas que han logrado ya su reconocimiento internacional.

Una selección importante de estos artistas muestra sus obras en la feria internacional de arte contemporáneo ARCO, que en su treinta y dos edición tiene a Turquía como país invitado.

Factores económicos, sociales y culturales han facilitado el desarrollo de un sector que empezó a despegar en los años setenta. Por ello, la selección de galerías que ha viajado a Madrid, realizada por Vasif Kortun, comisario del programa y director de investigación y programas de la institución SALT Estambul, abarca esta larga trayectoria.

"En la selección, con todas las galerías procedentes de Estambul, he tenido en cuenta tres líneas. La primera de ellas agrupa a las más antiguas, con más tradición en Turquía, y que fueron creada en los años setenta y ochenta", señaló a Efe el comisario.

Entre estas destacan Macka Sanat Galerisi o Nev. Ambas, galerías "han desempeñado un papel importante en el impulso de la carrera de los artistas con los que han trabajado a lo largo de los años", recordó Kortun

Destaca en la galería Nev el artista Conan Tolon con una obra en la que trata sobre el medio ambiente, el progreso industrial, la contaminación.

Con diferentes lenguajes plásticos, plantea la destrucción de la naturaleza para la actividad inmobiliaria, además de hacer una crítica a algunas de las costumbres sociales y religiosas de su país.

Otra de las líneas tenidas en cuenta por el comisario en su selección han sido las galerías creadas en los diez últimos años. Entre estas se encuentra Rodeo que en ARCO ha apostado por Banu Cennetoglu, artista que representó a Turquía en la Bienal de Venecia de 2009 y que utiliza en sus obras el vídeo, la fotografía y la instalación.

Finamente, Kortn ha querido también dar visión a las galerías abiertas recientemente como es el caso de Manâ que, inaugurada en 2011, es la galería más joven que participa en ARCO.

Esta galería ha hecho una apuesta única por el artista Kutlug Ataman, del que muestra nueve pantallas de diferentes formas y formatos, en las que se proyectan escenas familiares.

Es reconocido internacionalmente por crear un lenguaje innovador que alterna el cine con las artes visuales contemporáneas y la ficción con la realidad. Utiliza un enfoque documental para investigar el proceso narrativo de formación de identidades a nivel individual, social, geográfico e histórico.

En un mundo global, el comisario considera que no hay unas características concretas que definan el arte de Turquía ya que sus artistas, la mayoría jóvenes, tienen muy diferentes formas de expresarse.

"No hay un hilo conductor que les una, porque no se puede hablar de arte turco en general", comentó Kortn, quien considera que la selección de galerías que ha realizado "es muy buena".

Con la Bienal de Estambul como principal cita del arte contemporáneo, el sector del arte en Turquía es muy diferente que en España ya que se encuentra "absolutamente en manos privadas.

Las principales instituciones dependen del capital privado y la Bienal también. El planteamiento es que el capital privado se pone al servicio del público".

La buena situación económica que vive su país hace que el coleccionismo "esté despegando. Hay mucho dinero y cada día crece más la compra de obras de arte y la internacionalización de nuestros artistas", comentó el comisario para quien se puede comparar lo que ocurre en Turquía con lo que ha sucedido en Brasil o en la India "que viven un momento muy fuerte".

A este "tiempo de fuerza" contribuye también el que haya artistas muy buenos, con una proyección internacional muy interesante que han despertado el interés de museos, instituciones y coleccionistas.

Asiduo visitante de ARCO, Vasif Kortun recordó que ya ha venido a la feria en ocho ocasiones por diferentes motivos, en ocasiones trayendo galerías y en otras para participar en conferencias y encuentros que se desarrollan durante la celebración del certamen.

Estas actividades son, en su opinión, uno de las valores destacados que hacen de la cita madrileña una feria diferente. "ARCO siempre es una buena razón. Se ha convertido en punto de encuentro de conocedores del arte en torno al cual suceden muchas cosas que permiten desarrollar diferentes aspectos de la profesión".

Para él son muy importantes las actividades paralelas a la feria que ocurren en Madrid, "donde coinciden exposiciones muy interesantes. En torno a ARCO, en Madrid suceden cosas".