El eurodiputado Ricardo Cortés, que encabeza una misión del Parlamento Europeo (PE) en Colombia, reafirmó hoy el compromiso de este organismo con el proceso de paz en la nación andina y calificó de "positiva" la Ley de Víctimas y de Restitución de Tierras, aunque reconoció "lagunas" en su aplicación.

El jefe para la misión en Colombia de la Comisión de Desarrollo del PE hizo este reconocimiento en una entrevista con Efe en Bogotá al término de una visita de tres días durante la que ha recorrido junto a sus compañeros algunas zonas del conflictivo suroeste del país.

"Queremos trasladar a todos los responsables políticos, tanto nacionales como locales, el apoyo del Parlamento Europeo al proceso de paz que está teniendo lugar ahora mismo en Colombia", declaró Cortés.

También dijo que el PE y las autoridades colombianas pueden "trabajar juntos y colaborar de una manera importante" porque ambas partes tienen "el mismo objetivo final, que es la solución del conflicto y la violencia".

"En ese sentido, hasta hoy hay un compromiso de la UE y lo va a seguir habiendo", añadió el eurodiputado español.

El objetivo de esta misión europarlamentaria ha sido analizar sobre el terreno el desarrollo de la Ley de Víctimas y Tierras, en vigor desde enero de 2012, y verificar la situación de seguridad en Colombia.

Cortés calificó de "positivo" este marco legal, uno de los hitos más reivindicados por el Gobierno del presidente Juan Manuel Santos, a pesar de reconocer la existencia de "algunas lagunas".

"Somos conscientes de que todavía hay muchos problemas en la aplicación sobre el terreno por temas de seguridad, donde todavía está activa la guerrilla" y otras bandas criminales, declaró.

A su juicio, "también sería positivo el desarrollo de políticas integrales y de servicios básicos en el territorio" donde se hace efectiva esa restitución.

El español insistió asimismo en la necesidad del Gobierno nacional de llegar a acuerdos con los poderes regionales y locales en materia presupuestaria para la correcta atención a las víctimas que se acogen a la ley.

"El alcalde de Cali nos comentaba que prácticamente hay que hacerse cargo del desplazamiento de las víctimas con presupuestos locales y que eso le complica poder hacerlo", señaló.

Aún así reconoció la "buena voluntad" del Gobierno colombiano y la capacidad económica del país con respecto a sus vecinos latinoamericanos, pero insistió en la necesidad de frenar la brecha social, la minería ilegal, la persecución a defensores de derechos humanos y mejorar la seguridad.

Según datos de la Unión Europea, desde 2008 este organismo ha contribuido con 7,4 millones de euros para proyectos de fortalecimiento institucional dirigidos a la atención a víctimas del conflicto en Colombia.

A esos fondos se suma la partida dedicada a ayuda humanitaria, que sólo para 2013 está presupuestada en once millones de euros, más otros dos millones para asistencia alimentaria.

La misión, integrada además por los eurodiputados españoles Santiago Fisas y Agustín Díaz de Mera, y la francesa Catherine Grèze, visitó en el Cauca la localidad de Santander de Quilichao, además de la ciudad de Cali, capital del vecino departamento de Valle del Cauca.

Ambos lugares están ubicados en el suroeste de Colombia, una de la zonas más afectadas por el conflicto armado interno.

En Bogotá se han reunido con el ministro de Agricultura, Juan Camilo Restrepo; la titular de Justicia, Ruth Stella Correa; y el vicepresidente de Colombia, Angelino Garzón.

También con organizaciones de la sociedad civil y representantes del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

El fin de esta visita coincidió hoy con la llegada a Bogotá del presidente del PE, Martin Schulz, quien mañana será recibido por el presidente Santos.