Los rebeldes sirios lograron hoy abatir dos aviones militares del Ejército leal al régimen del presidente de Siria, Bachar al Asad, en la provincia septentrional de Idleb, informaron a Efe fuentes de la insurgencia y activistas de la zona.

Abu al Mayd al Shami, combatiente de la rebelde Brigada de los Libres del Sham, dijo a Efe por teléfono desde Idleb que los aviones fueron derribados con baterías antiaéreas, en una operación en la que participó este grupo y otros como el extremista Frente al Nusra.

Los cazas abatidos en las afueras de Maaret al Neaman estaban bombardeando varias poblaciones de la zona, según los datos de Al Shami, confirmados por la opositora Comisión General de la Revolución Siria y el independiente Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

Un par de vídeos difundidos por los activistas en internet muestran cómo los aviones reciben el impacto de los disparos de las baterías antiaéreas, se incendian parcialmente y se precipitan a tierra.

Este ataque contra la aviación del régimen, en el que también participó el Frente Islámico sirio, se enmarca en una campaña lanzada hace semanas por los rebeldes para "liberar" totalmente Idleb.

Esta provincia septentrional, fronteriza con Turquía, se encuentra prácticamente en manos de la insurgencia y sufre duros bombardeos de las tropas del régimen desde hace meses.

Los cazas habían bombardeado localidades de Idleb como Deir Garbi y Haish, y uno de ellos se estrelló cerca de la aldea de Tamanaa.

Los rebeldes, conscientes de la superioridad militar que otorga la aviación a Al Asad, han logrado derribar numerosos cazas y helicópteros del Ejército en los últimos meses.