El vestíbulo principal de la sede central de la ONU en Nueva York se convirtió hoy en una improvisada pista de baile en la que empleados y altos funcionarios por igual se unieron para decir "no" a la violencia contra las mujeres.

Este particular baile, celebrado en el marco de la campaña global "One Billion Rising", contó con la participación del subsecretario general de la ONU, Jan Eliasson, y de la directora ejecutiva de ONU Mujeres, Michelle Bachelet.

Se trata de uno de los actos organizados en más de dos centenares de países por este movimiento global que se propuso celebrar el Día de San Valentín poniendo a bailar a mil millones de personas contra la violencia de género.

"Ha llegado el momento. Ya es hora de acabar con la violencia contra las mujeres y las niñas en el mundo", afirmó Eliasson, quien leyó un mensaje del secretario general, Ban Ki-moon, de visita hoy en Washington.

El máximo responsable de Naciones Unidas se refiere en concreto a la violencia contra las mujeres y niñas como una "pandemia global" que, según lamenta, se nutre en una cultura "de discriminación e impunidad".

"Tenemos que alzar la voz", asegura el diplomático surcoreano en su mensaje, en el que se muestra "orgulloso" de poder unirse a la campaña "One Billion Rising" y en el que pide que no se quede solo en un día de promoción sino que "desencadene acción".

"One Billion Rising" se celebró este 14 de febrero por primera vez, cuando se cumplen quince años del nacimiento del movimiento "V-Day", una ONG con sede en Estados Unidos que lucha por los derechos de las mujeres.

Bachelet puso su granito de arena con un mensaje de vídeo para la campaña en el que la expresidenta chilena recuerda que una vida libre sin violencia es un derecho humano fundamental de todas las mujeres y niñas del planeta.

"Es hora de bailar todos juntos. Es hora de que pongamos fin a la violencia", aseguró la directora ejecutiva de ONU Mujeres, quien alzó su voz en nombre de las víctimas y pidió que mujeres y niñas tengan los mismos derechos y oportunidades que los hombres y niños.

El acto tuvo lugar menos de tres semanas antes de que la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer se reúna en la ONU en una nueva sesión que se centrará en la eliminación y prevención de todas las formas de violencia contra mujeres y niñas.

Casi una veintena de gobiernos se han comprometido a participar en esta comisión en la que se intercambiarán nuevas iniciativas para frenar la violencia machista, como mejorar el acceso a la justicia o ratificar las convenciones internacionales en la materia.

La comisión se reúne cada año para evaluar el progreso en materia de igualdad de género, identificar desafíos, fijar principios globales y formular políticas concretas para promover la igualdad de género y el adelanto de las mujeres en todo el mundo.