Un grupo de siete estudiantes venezolanos protagonizó hoy una protesta ante la Embajada de Cuba en Caracas en demanda de información sobre la salud del presidente, Hugo Chávez, que acabó con la detención temporal de los manifestantes, a quienes el Gobierno acusó de moverse por criterios políticos.

El grupo de estudiantes, seis hombres y una mujer, fue detenido varias horas por la Guardia Nacional (GNB) luego de que decidieran encadenarse frente a la sede diplomática por estar "violando el espacio internacional de una embajada", explicó a Efe Villca Fernández, uno de los estudiantes participantes.

"Nos dieron con escudos, con las manos, nos golpearon en repetidas oportunidades a pesar de que estábamos encadenados", señaló Fernández.

El estudiante dijo que el objetivo de la protesta era entregar un documento al embajador cubano "exigiendo respeto a la soberanía" venezolana y reclamando información acerca de la salud de Chávez, que se encuentra hospitalizado en La Habana desde que fue operado hace más de dos meses en el más absoluto silencio.

Indicó que ningún miembro del cuerpo diplomático cubano se hizo presente ni recibió el documento.

Agregó, además, que varios universitarios se encuentran todavía en los alrededores de la embajada, de donde no se moverán "hasta que se decrete la falta temporal del presidente" o éste regrese al país y "restituya el hilo constitucional".

La ministra de Educación Superior, Yadira Córdova, indicó que este grupo es conocido y se mueve "más en la política nacional que en la propia política interna de la universidad", asegurando que sus integrantes más que al movimiento estudiantil obedecen "a lineamientos de la oposición sobre la salud del presidente".

"Están tratando de producir un desgaste en el Gobierno, están tratando de ir deslegitimando el Gobierno, cosa que no van a lograr", indicó.

La ministra puso en duda, además, que se hubieran producido malos tratos por parte de los integrantes de la GNB.

"Lamentablemente, no tenemos imágenes directas del momento en el que ocurren los acontecimientos, pero yo dudo realmente que haya habido una arremetida contra los estudiantes", indicó.

Entretanto, el Colegio Nacional de Periodistas condenó que "un periodista y dos reporteros gráficos" de medios privados recibieran también golpes por parte de la GNB tratando de "impedir que se registrara la represión del órgano castrense hacia la manifestación estudiantil".