El Ministerio del Interior de Guatemala declaró hoy como "zona de seguridad estratégica" un área de más de un millón de metros cuadrados en donde se encuentra ubicado un complejo carcelario en la periferia este de la capital del país, para evitar ataques en contra del personal de las prisiones.

Por medio de un acuerdo ministerial publicado este jueves en el Diario de Centroamérica (gaceta oficial), la cartera del Interior señaló que la finca Las Carmelitas, propiedad de ese ministerio, ubicado en el municipio de Fraijanes, será considerado a partir de mañana "zona de seguridad estratégica".

En esa finca, donde se encuentra ubicado un complejo de cinco prisiones, las fuerzas de seguridad civiles y militares se encargarán de mantener "una constante y permanente vigilancia" para garantizar la seguridad de los reclusos y del personal de la Dirección General de Sistema Penitenciario.

En ese complejo se encuentra ubicado el Centro de Orientación Femenino, el Centro de Detención Preventiva para Hombres Fraijanes I, el Centro de Detención para Hombres Fraijanes II, la Granja Modelo de Rehabilitación Pavón, y el Centro de Detención para Hombres, Reinstauración Constitucional Pavoncito.

En las cinco prisiones de ese complejo se encuentran recluidos más de 6.000 reos, la mayoría de los cuales cumplen sentencias dictadas por los tribunales.

Una portavoz del Ministerio del Interior dijo a Efe que con esa medida "se busca establecer un cordón de control y vigilancia en toda la zona, incluyen las áreas residencias cercanas, para evitar ataques como se que se han registrado en las últimas semanas".

El pasado fin de semana cuatro personas murieron y dos más sufrieron heridas de gravedad en dos ataques armados simultáneos registrados en zonas de la periferia de la capital, en contra de agentes de la Dirección General del Sistema Penitenciario.

Las autoridades atribuyeron los ataques a supuestos integrantes de pandillas juveniles, pero hasta el momento no se han producido detenciones.

Según cifras oficiales, de 2008 a la fecha han sido asesinados 44 agentes del Sistema Penitenciario de Guatemala en diferentes ataques armados, diez de los cuales se registraron el año pasado.