El Vaticano dijo el jueves que el papa Benedicto XVI se golpeó la cabeza durante su viaje de marzo del 2012 a México pero que ese accidente no tuvo nada que ver con su renuncia.

El periódico italiano La Stampa reportó que el pontífice se golpeó la cabeza y sangró al despertarse en la mitad de la noche en un dormitorio de León, México. La versión dijo que la sangre le manchó el cabello y las sábanas.

El vocero del Vaticano, Federico Lombardi, confirmó el incidente el jueves pero dijo: "no tuvo incidencia en el viaje, no le afectó, ni tampoco tuvo que ver con la decisión" de renunciar.

El periódico vaticano L'Osservatore Romano reportó durante la semana que Benedicto tomó la decisión de renunciar después del viaje a México y Cuba, que resultó físicamente agotador para el Papa de 85 años.